PP y PSdeG piden prudencia y evitan las dimisiones


santiago / la voz

Los registros de la operación Patos sorprendieron ayer a los portavoces de los grupos parlamentarios en una reunión preparatoria del próximo pleno y, al salir de la misma, su reacción fue de sorpresa y de preocupación, si bien tanto el PP como el PSdeG, de un lado, y AGE y BNG, del otro, se apresuraron a reproducir el mismo discurso que habían exhibido acerca de la operación Pokémon.

El portavoz del PP, Pedro Puy, y su homólogo del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, coincidieron en hacer un llamamiento a la prudencia para evitar hablar sobre responsabilidades políticas o dimisiones. «Ás veces, mesmo é difícil explicar o que está a acontecer», confesó Méndez sobre la proliferación de casos judiciales vinculados a la política, a lo que Puy añadió: «Dar resposta a isto sempre nos crea preocupación».

Pero si PP y PSOE se decantaron por dejar trabajar con libertad a la Justicia y aguardar hasta el final de la fase de instrucción para poder hablar de responsabilidades, los representantes de las fuerzas minoritarias -Xosé Manuel Beiras (AGE) y Francisco Jorquera (BNG)- no dudaron en invocar la palabra dimisiones. «Mentres ocurre isto é pasmoso: non hai unha soa dimisión», se quejó Beiras.

Con contundencia también se expresó Jorquera, al defender, como ya hiciera en relación a las operaciones judiciales Pokémon o Campeón, que todos aquellos políticos que estén imputados en dichas causas deben presentar su dimisión o ser cesados de manera inmediata. «Así o practicamos e así o esiximos», manifestó el portavoz nacionalista. Argumentó que este proceder es también válido para la operación Patos.

Sin unidad anticorrupción

Sin salir del Parlamento, los grupos políticos también debatieron ayer en comisión sobre la creación de una unidad judicial de lucha contra la corrupción, una iniciativa impulsada por la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, a la que se sumaron los socialistas y los nacionalistas, pero no así el grupo del PP, que sobre esta cuestión aclaró que su formación apostaba por otro tipo de medidas «máis ambiciosas».

Este debate se cruzó con la existencia de la comisión de estudio para la prevención de la corrupción política, que lleva siete meses sin reunirse, algo de lo que Méndez Romeu culpó ayer directamente al PP, diciendo que la condenó a «durmir o sono dos xustos». No obstante, la diputada popular Julia Rodríguez Barreira manifestó que en las conclusiones de dicha comisión su grupo propondrá la creación de un «organismo autónomo verdadeiramente independente» para luchar contra la corrupción, algo que también pedía AGE en su propuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

PP y PSdeG piden prudencia y evitan las dimisiones