Equilibrio entre protección y libertad


Los delitos sexuales con víctima menor de edad suscitan alarma, inseguridad y clamor por cambios legislativos. Sin embargo, la ley recoge una larga serie de delitos para castigar estas conductas: agresiones y abusos (en función de si hubo o no violencia o intimidación), prostitución y corrupción, acoso a través de Internet, y posesión y distribución de pornografía. ¿Cuál es el problema, pues?

Por una parte, el legislador fija una edad a partir de la cual reconoce un ámbito de libertad de decisión al menor: los 13 años. Parece un límite muy bajo, pero hay que tener en cuenta que el tipo de experiencias que se tienen a esa edad suelen ser con coetáneos y podemos derivar en una perturbadora judicialización de la adolescencia.

En segundo lugar, suele hablarse de pornografía infantil cuando en realidad el delito es poseer pornografía de menores. Esto lleva a la paradoja de que existe una franja de edad en la que los menores tienen libertad para consentir relaciones sexuales, pero no para disponer de su propia imagen. Además, se equipara pedofilia (que se dirige a prepúberes) con la posesión de un material en la que los menores bien pueden estar cerca de la mayoría de edad.

En tercer lugar, los datos criminológicos nos arrojan el siguiente escenario: la mayor parte de los delitos sexuales con víctima menor de edad son cometidos no por desconocidos o a través de Internet, sino en el día a día del menor y por parte de conocidos y familiares. Y este sí que es difícil de detectar y de prevenir.

En definitiva, las cuestiones relacionadas con la sexualidad y los menores de edad son muy complejas: por esa razón, desde mi grupo de investigación (compuesto por juristas, sexólogos, psicólogos y comunicólogos) intentamos observarlo con cautela, sin dar nada por descontado y buscando encontrar una respuesta que tenga en cuenta tanto la realidad de este fenómeno como el necesario equilibrio entre protección y libertad.

Por José A. Ramos Vázquez Director de una investigación sobre abuso sexual infantil

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Equilibrio entre protección y libertad