Beiras vincula su continuidad en el BNG a restaurar la convivencia

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Guillerme Vázquez apela a que se respete la decisión de la mayoría

31 ene 2012 . Actualizado a las 12:14 h.

Concluida la cita congresual, que ha dejado al Bloque dividido en dos grandes polos, la dirección del frente inició ayer la compleja gestión del día después. Y al igual que en las escaladas, tan importante como el ascenso es el modo en que se hace la bajada. Los 15 miembros de la nueva ejecutiva salida de la asamblea tuvieron ayer su primera toma de contacto, que ha servido para ratificar que el resultado del domingo, al menos de momento, aleja una escisión inminente, aunque se mantenga el riesgo. A la salida de la reunión, el propio Beiras recordó que tanto el Encontro Irmandiño como Máis Galiza están dispuestos a permanecer dentro, pero dependerá «das condicións de habitabilidade».

Como ejemplo, aludió a los ataques y provocaciones sufridas por él y por su gente en las jornadas de la asamblea, que simbolizan, a su entender, una actitud del partido mayoritario que viene de lejos y que ha conducido a la desafección de la militancia. Una declaración con la que el líder de los irmandiños coloca la pelota en el tejado de la UPG a la espera de ver cómo gestiona el resultado del domingo. Es decir, en qué medida la llamada al pluralismo y a la integración tiene reflejo en el proceso que se abre ahora, en el que la dirección hará el reparto de funciones ejecutivas trascendentales, como es el caso de la secretaría de organización, las finanzas o la comunicación, áreas hasta ahora en manos del partido mayoritario.

Un mensaje que, de otra manera, también deslizó el propio Carlos Aymerich. Concluida la primera reunión de la ejecutiva, Guillerme Vázquez, reelegido portavoz nacional, comparecía públicamente con una llamada a todos a que se respete la decisión mayoritaria expresada democráticamente por la afiliación. «Agora somos nada máis que BNG», dijo el portavoz.