Avalancha de apoyos a Diogo

Las redes sociales se vuelcan con el niño ante las trabas para operarse


baiona / la voz

La masiva entrada de mensajes y llamadas de apoyo a través de las redes sociales y del teléfono que ayer se recibieron en la casa de Diogo Farinhoto, el niño luso que nació sin una mano, permitieron sobrellevar la segunda jornada que vive la familia del pequeño desde que corre peligro la operación de su prótesis.

Desde que La Voz y algunos otros medios portugueses se hicieron eco del cambio del trueque exigido por la cooperativa a la que pertenecía el pequeño, y que con la salida de una de las socias de la entidad pasó a reclamar 46 toneladas de plástico y no las 19 iniciales, las noticias se precipitaron en las dos riberas del Miño.

A media mañana, la página de Facebook de Diogo, con más de 2.000 seguidores gallegos y portugueses, estaba llena de mensajes de apoyo a Elisabete, su madre, que no ocultaba su emoción ni tampoco el miedo a que el sueño «de mi hijo y de todos los que nos han ayudado se evapore después de tanto trabajo».

La madre, que intentaba contestar a todos los mensajes de apoyo de las redes sociales y a las llamadas que recibió de Portugal y Galicia, reiteró que «no vamos a pagar cualquier precio por la mano de Diogo, solo queremos que se defiendan los derechos de todos los niños».

A la misma hora, en la televisión pública portuguesa aparecía otra menor que supuestamente pertenece también a la cooperativa que Diogo acaba de abandonar por estas presuntas irregularidades. Elisabete Farinhoto avanzó que también ayer recibió la llamada de otros padres que estarían dispuestos a suscribir una denuncia contra la entidad. «Pero independientemente de ese proceso, lo que no queremos permitir es que se siembre la duda sobre la solidaridad e intencionalidad de esta campaña, en la que solo pedimos plástico, nunca dinero» afirmó la madre de Diogo.

Las llamadas de apoyo se sucedieron a lo largo de toda la jornada, en contraste con el mutismo de la cooperativa. Esta había acordado con la familia en la reunión que mantuvieron el lunes por la tarde que ayer por la mañana les llamarían para informarles de las toneladas que, según la cooperativa, Diogo habría entregado. A las ocho de la tarde, la madre del pequeño confirmaba desde el municipio de Gondar que esa llamada no se produjo. La empresa le reclama 46 toneladas y no 19 como le transmitió siempre a la madre del pequeño la portavoz de la cooperativa, que la semana pasada se dio de baja. Elisabete explicó que «según la cooperativa, esta mujer se equivocó al decirnos que eran 19, pero no podemos entender ni ese error ni que se haya mantenido durante siete meses hasta justo este momento, a una semana de que Diogo tenga colocada la mano mioeléctrica».

Operación urgente

Diogo sigue yendo a fisioterapia, pero los propios médicos confirman que la ausencia de esta extremidad ha forzado un desarrollo mayor del lado contrario del cuerpo, que urge equilibrar para asegurar el correcto desarrollo del niño, colocando lo antes posible su nueva mano. La madre, intentando coger fuerza del apoyo llegado desde la dos riberas del Miño, recuerda que «aunque sea solos, seguiremos adelante con la campaña». «Diogo necesita más ayuda que nunca, pero solo queremos plásticos y envases».

«Aunque sea solos, seguiremos adelante con la campaña porque el niño necesita ayuda»

Elisabete Farinhoto

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Tags

Avalancha de apoyos a Diogo