Una cárcel flotante reconvertida en hotel atraca en el puerto de A Coruña

El edificio se utilizó para albergar tropas en las Malvinas, como prisión en Nueva York y en Inglaterra y ahora navega a Nigeria para alojar a los empleados de una petrolera


Una cárcel flotante atracó al mediodía de ayer en el muelle de Trasatlánticos del puerto de A Coruña. Se trata de la Jascon 27 que, remolcada por el buque Independence , de bandera de Madeira, navega desde el puerto de Portland, en el Reino Unido, hacia Nigeria. La escala del convoy en A Coruña, que puede alargarse durante tres o cuatro días, fue decidida por el capitán del remolcador para abrigarse del temporal que en los próximos días arreciará en la costa gallega.

La Jascon 27 llamó la atención de cientos de coruñeses que caminaban por el paseo marítimo y la vieron navegar y virar en el morro del dique de abrigo hacia la rada coruñesa. Les extrañó ver flotando un artefacto sin proa ni popa, similar a un edificio rectangular, de paredes rectas y frías, y con casi un centenar de pequeñas ventanas. Tan rara estructura hizo que la mayoría de estas personas variasen el rumbo de su paseo y se dirigiesen al puerto.

Su asombro fue mayor cuando la Jascon 27 atracó en el muelle de Trasatlánticos. Y es que esta estructura flotante, con bandera de San Vicente y Granadinas, está construida en acero, mide 102 metros de eslora, 27 de puntal, 26 de manga y pesa 13.200 toneladas.

Los casi cien ventanucos de este Sing Sing de los mares están semitapados por barrotes. Los conductos de aire hacia el interior del edificio también están semisellados. Y en el tejado de este peculiar buque se encuentra un área abierta al sol pero con altas y siniestras alambradas que finalizan en pinchos que giran hacia el interior del recinto. La imaginación de los curiosos que se concentraron en el muelle no se hizo esperar: «Esto se parece a una cárcel». Acertaron. La Jascon 27 , antes bautizada como Weare , fue en su día una prisión flotante.

La estructura fue construida en Suecia como buque alojamiento. En 1982 fue adquirida por el Gobierno británico, cuando el archipiélago sudamericano de las Malvinas fue ocupado por Argentina. Al estallar la confrontación militar entre el país sudamericano e Inglaterra, la plataforma fue remolcada hasta el Atlántico sur para ser utilizada como albergue de las tropas inglesas.

Más tarde, el edificio flotante fue adquirido por el Gobierno de Estados Unidos. Navegó hasta Nueva York, donde fue convertido en una cárcel. Y en 1997 volvió a ser remolcado hasta Europa.

«Vivienda» para 400 presos

Entonces, la plataforma fue fondeada en las inmediaciones del puerto de Portland, en Dorset, al suroeste de Inglaterra y sobre el canal de la Mancha. Allí se convirtió en un complemento de la prisión terrestre de Verne, una cárcel construida sobre un antiguo cuartel militar de finales del siglo XIX. La fortaleza flotante albergaba a unos 400 presos de categoría C: reclusos varones condenados a penas de cuatro o más años.

Ya fuera de servicio, fue adquirida por una empresa privada. Esta la sometió a una profunda remodelación interior. Los trabajos sirvieron para incrementar en cien plazas su área de habitabilidad, pudiendo albergar así hasta a quinientas personas.

Las antiguas celdas disponen ahora de baño y ducha, y la mayoría de los compartimentos están equipados con televisión y radio. También se renovaron con muebles de diseño la cocina y el comedor, y se dotaron con equipos de última generación. Cuenta con cuatro salas de juego, otras tantas de recreo y un gimnasio. Estas mejoras han permitido a la Jascon 27 convertirse en el hotel de los trabajadores de una empresa petrolífera cuyas plataformas extraen el oro negro en aguas nigerianas. Y hacia esos mares se dirige.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos

Una cárcel flotante reconvertida en hotel atraca en el puerto de A Coruña