La adjudicación de 9 obras del Plan E centra la investigación en Castro


Nueve obras del Plan E en Castro de Rei, con algo más de un millón de euros de presupuesto, centran la investigación del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lugo. Las obras se adjudicaron a ocho empresas, aunque luego dos renunciaron y las firmas encargadas fueron seis. Así lo explicó ayer en Lugo el alcalde de Castro de Rei, Juan José Díaz Valiño, en su primera comparecencia pública tras su detención, junto a tres concejales de su gobierno, por orden de la jueza Estela San José.

Díaz Valiño aseguró que se había actuado «legalmente», que en los expedientes municipales se recoge que cada caso cumple con las exigencias legales y que ni siquiera los otros dos grupos representados en la corporación -el BNG, que acaba de entrar en el gobierno local, y el PP, en la oposición- habían observado nada irregular en las actas de las juntas de gobierno. «O bo facer» de los funcionarios y de la secretaria municipal garantizan esa seguridad, dijo el alcalde. También subrayó, como un detalle que avala sus palabras, que habían quedado libres sin fianza, aunque sí con cargos.

«Non somos coñecedores dos cargos que se nos imputan». Así resumió ayer el alcalde la situación en la que se encuentran él y dos concejales de su grupo, Antonio Balado y Ana Canto, y el edil de Tega, Roberto Lorenzo, tras haber pasado tres días detenidos en relación con una investigación del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lugo. La responsable de ese juzgado entró el lunes en las oficinas municipales, de las que se llevó documentación.

En la comparecencia de ayer, que tuvo como escenario la sede del PSOE en Lugo, también estuvo el único concejal socialista que no fue detenido, Mario Saavedra, aunque no se sentó con sus compañeros.

El alcalde agradeció las muestras de apoyo que los vecinos les han dado estos días -el miércoles hubo una concentración en Castro de Ribeiras de Lea- y el comportamiento de diversos grupos políticos.

También alabó la actitud del BNG y del PP. La gratitud hacia los nacionalistas se centró en la agrupación local, en tanto que la dirigida hacia los populares destacó por los variados nombres citados: nombró a Francisco Balado -portavoz municipal del PP y hermano del socialista Antonio Balado-, a Arturo Pereiro -ex alcalde y edil popular- y a Alberto Núñez Feijoo. Del presidente de la Xunta destacó que había subrayado la necesidad de respetar la presunción de inocencia.

No habló, en cambio, sobre su llegada, esposado, al juzgado para declarar, ni sobre las palabras del portavoz popular, Antonio Rodríguez Miranda, quien afirmó que había llegado la corrupción al PSOE lucense. Tampoco quiso comentar si se sentía víctima de un juego político.

El alcalde, que aclaró que nunca pensó en dimitir, se reincorporó ayer por la mañana a su trabajo en el consistorio de Castro de Rei. En el saludo a los vecinos y en la comparecencia de la tarde se mostró emocionado.

Valiño recibió ayer el apoyo de su jefe de filas. Pachi Vázquez confía en la inocencia de los ediles de Castro y tiene la sensación de que hubo una «desproporción cos xestos» en la conducción, esposado, del alcalde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

La adjudicación de 9 obras del Plan E centra la investigación en Castro