La CIG cambia de timonel

Suso Seixo, de la UPG, releva a Acuña como secretario xeral del sindicato con el respaldo de la mayoría Los pronósticos se cumplieron. Suso Seixo relevó ayer a Fernando Acuña como nuevo secretario xeral de la CIG. El dirigente electo recabó el respaldo de la mayoría absoluta de delegados sindicales: 348 votos, frente a 166 de su oponente. Estos resultados dibujan un nuevo escenario en la central de trabajadores. La UPG, partido dominante en el Bloque, se hace con el control de una organización que cuenta con 40.000 afiliados. Suso Seixo, concluido el escrutinio, negó dirigismos por parte de la UPG y apeló a la pluralidad de un sindicato democrático cuyas estrategias se configuran al margen del BNG.


SANTIAGO

Suso Seixo será a partir de ahora el nuevo rostro del sindicalismo nacionalista. El hasta ahora responsable de organización de la central y militante de la Unión do Pobo Galego (UPG), barrió ayer a Fernando Acuña en la elección de candidato al cargo. Con el semblante inalterado y una vez conocidos los resultados, Seixo recurrió primero a las valoraciones previsibles del ganador e hizo un llamamiento a la unidad de todos los afiliados para defender a la «clase traballadora galega na folga xeral».Sin embargo, en su comparecencia, el sindicalista avanzó las nuevas estrategias de la CIG y dejó las huellas de su repobración al mandato de Acuña, una tesis respaldada ayer por la mayoría.El nuevo secretario xeral adelantó que ahora es el momento de dinamizar la organización interna y externamente, de lograr un funcionamiento más operativo y de lograr mayor participación social. Esas manifestaciones resumían el clima de disidencia que ha caracterizado el congreso de la CIG. La candidatura de Seixo entiende que la unanimidad de apoyo de delegados sindicales obedece a una transformación que nace en el propio sindicato, cuyos afiliados demandan mayor liderazgo e imbricación con la clase trabajadora.InjerenciasEl sector de Acuña, afín al partido Unidade Galega, sostiene que la UPG ha realizado en los dos últimos años una labor de fontanería para ganarse el apoyo de los delegados sindicales en favor de la candidatura de Seixo. Esta tesis también ha sido compartida a lo largo del congreso por el Colectivo 10 de março y por la corriente de Rosa Garrido, vinculada a la FPG y que ayer sólo obtuvo 53 votos.Hasta poco antes del Congreso, Suso Seixo y Fernando Acuña intentaron fraguar una lista de consenso sin que se llegara a ningún acuerdo. El primero defendía el criterio de la voluntad popular de los afiliados y no estaba dispuesto a transigir con la exigencia del ex secretario xeral, quien quería encabezar esa candidatura. Así las cosas, el congreso tuvo un desarrollo previbisible: el cambio de líder.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La CIG cambia de timonel