A Coruña repite como primer puerto gallego por toneladas y pasajeros

Las cinco terminales de interés del Estado crecieron en conjunto un 2,13 % en el 2018


Redacción / La Voz

Los puertos españoles lograron el año pasado un nuevo récord de tráfico al mover 563,4 millones de toneladas en los 46 puertos de interés general del Estado, un 3,3 % más que en el 2017. La red gallega, integrada por las terminales de A Coruña, Ferrol-San Cibrao, Vigo, Marín-Pontevedra y Vilagarcía, también cerró el ejercicio en positivo, con un incremento conjunto del 2,13 %, y pasar a un total de 37,5 millones de toneladas de graneles sólidos, líquidos, carga general, pesca y contenedores.

El hito histórico marcado en el conjunto de los puertos del Estado tuvo un calco en A Coruña, que batió el récord que ya habían supuesto los 15 millones de toneladas que pasaron en el 2017 por sus muelles, e incrementó el volumen de tráfico portuario en un 3,3 % para aproximarse a la barrera de los 16 millones: 15,7. De esta manera, la terminal herculina se consolida como el primer puerto gallego tanto en tráfico de mercancías como en número de pasajeros, a pesar de haber caído un 2,77 el número de cruceristas con respecto al ejercicio anterior.

La clave del crecimiento del Puerto de A Coruña ha estado en la mercancía general, que aumentó un 20,4 % gracias al flujo de productos siderúrgicos como el alambrón o la palanquilla, junto con los materiales de construcción y la madera. También los graneles líquidos han contribuido a afianzar a esta terminal como primera de Galicia, al recibir 9,3 millones de productos como el gasoil, nafta o el biodiésel. Pierde carbón y, sobre todo, pesca, un tráfico que cayó casi un 17 % con respecto al 2017.

Ferrol-San Cibrao continúa en segunda posición entre los puertos de interés general del Estado en Galicia, mejorando, aunque muy levemente (0,91 %), las cifras del ejercicio anterior. Cerró el año con 13,7 millones de toneladas movidas en sus muelles. Es, según destaca la Autoridad Portuaria, la segunda mejor cifra de la historia, que fue la que se logró en el 2012.

Allí, los graneles sólidos consiguieron compensar el resbalón en los líquidos y las toneladas de avituallamientos mitigaron la caída en los movimientos de mercancía general en una terminal donde dejan su impronta la energía y la metalurgia, con importantes volúmenes de carbón, bauxita y alúmina, además de gas natural, fueloil, sosa cáustica, coque o componentes de aerogeneradores. Desde el puerto ferrolano destacan la importancia que está cobrando el tráfico de contenedores, tras la entrada de una nueva línea regular ha multiplicado por 19 el volumen registrado en el 2017.

Más metales en Vigo

El balance de Vigo ha tenido luces y sombras, pero han vencido las primeras, de modo que el tráfico portuario aumentó el año pasado un 3 % y cerró, según la Autoridad Portuaria, con el mejor dato en mercancía general del último decenio y el cuarto más positivo en el histórico del puerto.

El crecimiento llegó principalmente de la mano de los metales, pues se movieron un 52,6 % más que en el 2017, principalmente por la importación de aluminio, bobinas de acero y palanquilla que llega de La India, Mozambique, Alemania y Corea del Sur. También hubo más movimiento de productos químicos (28,15 %), granito bruto (11,64 %) y alimentos (20,25%).

Para Vilagarcía, que mantuvo sus tráficos (+0,45 %), ha supuesto un hito quedarse por encima de los 1,2 millones de toneladas. Los contenedores son un puntal de su balance, en el que destacó fuertemente el cuarzo, que se situó en segundo lugar entre las mercancías más movidas en esta categoría, solo por detrás del cereal.

Marín tampoco bajó de los 2,5 millones de toneladas y ha hecho de la fruta su fuerte, presentándose como principal centro logístico del Arco Atlántico.

Retroceso de la pesca tanto en los muelles coruñeses, como en Vigo y Marín

Dejando en un capítulo aparte Ferrol y Vilagarcía, donde no se descarga pesca, en las otras tres terminales gallegas de interés general del Estado los movimientos de pescado han sufrido un importante retroceso, que en Vigo es del 12,3 % y en A Coruña roza el 17 %. En Marín-Pontevedra se queda en el 10,32 %, pero se acumula a negativos anteriores, de modo que hacen que, desde el 2009, este puerto haya perdido más de un tercio de las descargas de productos pesqueros que allí se producían.

Si desde la Autoridad Portuaria de A Coruña achacan a los problemas de falta de cuota del sector en general, en Vigo concretan que ese retroceso se debió básicamente al comportamiento del cabalón -se descargaron 6.500 toneladas menos- y del gallo, la palometa y la quenlla, cuyo volumen en el Berbés bajó en más de media tonelada cada especie.

Eso en cuanto a pesca fresca, pero no sale mejor parada la congelada, también con signo negativo, más acentuado en el caso de las cargas (-6,90 %) que en el de las descargas (-3,74 %). A Vigo llegó más pescado de Namibia, de las islas Malvinas y de Ecuador, pero retrocedió el que venía de Vietnam (-77 %), EE. UU. (-32 %) y Corea del Sur (-41 %), según los datos que facilita la Autoridad Portuaria.

Bahía de Algeciras, a la cabeza

Con todo, el tráfico conjunto de los puertos gallegos, esas 37 millones de toneladas, se quedan a mucha distancia de las movidas en Bahía de Algeciras, la primera terminal del país, con 107 millones, los 76,6 de Valencia, o los 67,8 de Barcelona. El volumen se sitúa más en el entorno de lo que moviliza el Puerto de Bilbao (35,7 millones de toneladas) o el de Huelva (33).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

A Coruña repite como primer puerto gallego por toneladas y pasajeros