¿Castiñeiras protestando?


El fútbol es muy puñetero. El Compos sumó los tres puntos este curso en partidos en los que no mereció tanto premio. En cambio, regresó de vacío de Ponteareas, en una tarde aciaga. Encajó el primer gol a la salida de un córner, en el que Lucas resbala y se queda medio caído. El segundo tanto es producto de un centro chut. Y hubo otro que casi cuesta el tercero. Por contra, Primo y Santi Gegunde tuvieron dos opciones muy claras ante Sergio. Y el árbitro tampoco tuvo su día. En la segunda mitad, anuló un gol de Primo por fuera de juego cuando hay dos futbolistas del Areas claramente por detrás de la línea del balón. Y con el tiempo casi cumplido, Róber recibe una patada dentro del área local reclamada por sus compañeros, al unísono, sin éxito. Tras el gol anulado, un espectador en la grada pidió que le guardasen rosquillas, sin que se sepa si era seguidor del Areas o del Compos.

El caso es que en el banquillo del Compos hubo tres expulsiones, las del central David Uña, el preparador físico Alejandro Otero y la del delegado, Manuel Castiñeiras. Esta última sorprende sobremanera. Tanto como si Emilio Butragueño o Valerón ejerciesen eventualmente como delegados de equipo y los echasen por protestar. Porque no se les recuerda en ningún desorden. De hecho, a Castiñeiras nunca lo echaron de un campo, en su larga carrera como futbolista, por protestar. Ahora podrá decir que siempre hay una primera vez, aunque llegue de la manera más insospechada.

Tras el partido, todo lo que dijo Yago Iglesias es que estaba «aturdido por el tipo de arbitraje». Nadie sacó los pies del tiesto.

Ni el Compos ni el árbitro estuvieron finos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Castiñeiras protestando?