Ara Malikian: «La pandemia me permitió estar más cerca de mi hijo»

FUGAS

El violinista Ara Malikian, este verano en Santiago.
El violinista Ara Malikian, este verano en Santiago. PACO RODRÍGUEZ

Ara Malikian regresa a Galicia. El violinista libanés vuelve con tres conciertos de «Petit Garage», un espectáculo adaptado a la realidad del covid-19

11 oct 2021 . Actualizado a las 22:22 h.

Ara Malikian ha transformado la música clásica. La ha convertido en un espectáculo lleno de luz y de movimiento basado fundamentalmente en su manejo del violín. Su forma sincera de interpretar ha sido capaz de arrastrar a los auditorios incluso al público más millennial. El secreto de este artista libanés no es otro que ser feliz. «Tremendamente feliz», afirma. Eso es lo que contagia cada vez que se sube al escenario agarrado al violín. «Es tan fácil como tener pasión por lo que haces», asegura. Malikian es la personificación de lo que decía Confucio, eso de que, si eliges un trabajo que amas, no tendrás que trabajar ni un día en tu vida. «Mi profesión requiere de muchísimo esfuerzo para estar en forma y aguantar el ritmo de trabajo, pero la verdad es que, en mi caso, disfruto como un niño cada vez que me pongo a interpretar, así que no me pesa», admite el músico.

Su nuevo proyecto es fruto de la pandemia. Petit Garage es la gira que le ha llevado por el mundo en el último año y medio, en la que interpreta las composiciones que ha creado en este tiempo, y también las que surgieron durante el confinamiento. Con este espectáculo regresa la próxima semana a Galicia para dar tres conciertos. El primero será este martes, a las 21.00 horas, en el Palacio de la Ópera de A Coruña. El miércoles tendrá dos citas con el público de Vigo; a las 19.00 y a las 22.00 horas en el Teatro Afundación. La última oportunidad para disfrutar de la música del libanés en directo será en Ourense, el jueves en el Auditorio Municipal. También habrá dos pases, uno a las 19.00 y otro a las 21.30 horas. Las entradas pueden adquirirse en la web de A Taquilla.

­-¿Cómo es emocionalmente girar en un mundo en pandemia?

-Es distinto. Hemos tenido que adaptarnos totalmente con conciertos más reducidos, con controles de aforo, con mascarillas y todo tipo de medidas de seguridad. Al principio, sentimos angustia y un poco de miedo por ver qué iba a ocurrir, pero luego nos sorprendimos porque eran conciertos maravillosos, a los que el público acudía ilusionado a pesar de todo. Así siguen siendo: muy muy emotivos.