Ocho historias del Camino para echar a andar

FUGAS

Misterios, revelaciones espirituales, aventuras históricas, terrorismo y hasta cocina... La Ruta xacobea da para mucho. Sigue la flecha.

23 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay muchas formas de hacer el Camino: andando, la más tradicional; a caballo, muy legendaria; en bicicleta, con los nuevos tiempos... Nosotros te proponemos una nueva modalidad: hacerlo leyendo, aunque es verdad que solo obtendremos una compostela tan imaginaria como nuestras lecturas. Si te quieres unir a nuestro grupo de peregrinos lectores te mostramos los libros que marcaran las etapas a lo largo de nuestra ruta. Algunos como El peregrino de Compostela de Paulo Coelho llevan años en el top ventas de la literatura xacobea (incluso con controversia a cuestas), otros, como El manuscrito de Barro de Jambrina, acaban de salir a la luz con el empuje del 2021. Hay donde elegir.

Para ir entrando en ambiente abrimos camino con Coelho y su peregrinaje espiritual, casi esotérico. Un clásico que se reedita para la ocasión del año jacobeo y que no faltará en nuestra mochila lectora, aunque pese. Pero la ruta nos exige pisar firme y dejarnos de levitaciones. Jambrina nos propone una etapa con un plano mucho más terrenal y sangriento: la investigación de una serie de asesinatos que en 1525 siembran de oscuridad el Camino. El pesquisidor Fernando de Rojas será el encargado de la investigación del caso con la ayuda de Elías do Cebreiro, clérigo y archivero de la catedral compostelana. Vigila tus pasos compañero, el Camino puede tener también sus sombras.

Con las luces de la mañana avanzamos por la ruta literaria y encontramos a varias mujeres. Entre ellas camina La Peregrina de Isabel San Sebastián (premio Pentafinium Jacobeo) que narra la historia real de la peregrinación que realizó Alfonso II en el siglo IX desde la capital del reino de Asturias hasta un bosque perdido en el Finis Terrae en busca de las reliquias del apóstol. Matilde Asensi y su Iacobus también va en el grupo y nos cuenta la peregrinación de Galcerán de Born, caballero de la orden de los hospitalarios, que descubre un pergamino que indica los puntos del Camino donde los templarios escondieron su oro.