La explosión de color del Pop Art de Lichtenstein

Por primera vez se exhiben en España 76 carteles del artista neoyorquino que disputó el trono del Pop Art a Andy Warhol. Lichtenstein se consagró con su particular interpretación del universo del cómic, aunque su trayectoria es mucho más amplia e incluye diferentes registros


Roy lichtenstein. POSTERS Fundación canal. madrid. HASTA EL 5 de enero Del 2019. HORARIO DE 11.00 A 20.00. MIÉRCOLES, HASTA LAS 15.00. Entrada Gratuita

Cuando Andy Warhol vio por primera vez sus cuadros exclamó: «¡Maldita sea! ¿Por qué no se me habrá ocurrido a mí?». Se refería a las obras basadas en personajes de cómic de Roy Lichtenstein (1923-1997), pintor, escultor y artista gráfico, considerado uno de los grandes maestros del Pop Art. Este movimiento artístico bautizado así en 1963, que proponía un mundo de abundancia y colorido basado en imágenes cotidianas de la sociedad de consumo y la cultura de masas reconocibles por el gran público, surgió en contraposición al expresionismo abstracto predominante en ese momento. Si Warhol pasó a la historia por sus obras sobre iconos como Marilyn, Elvis, Jackie Kennedy o Mao o por elevar a la categoría de arte el bote de sopa Campbell, Lichtenstein se hizo famoso por su interpretación personal de personajes el cómic, aunque sus registros van mucho más allá.

El artista nacido en Manhattan fue uno de los escasos elegidos que siempre estuvo en la cresta de la ola. Incluso cuando, tras la muerte de Warhol en 1987, las obras del Pop Art experimentaron una ligera caída en los mercados, las suyas siguieron cotizándose al alza al igual que su popularidad. El interés por sus trabajos no decayó tras su fallecimiento a los 73 años, como se puede comprobar por su presencia en los museos más prestigiosos del mundo, desde el MoMa de Nueva York a la Tate Gallery de Londres, pasando por el Pompidou de París.

La exposición que le dedica la Fundación Canal de Madrid ofrece una aproximación novedosa a su obra a través de 76 pósteres, provenientes del Museum für Kunst und Gewerbe de Hamburgo, que se muestran por primera vez en España. El montaje sitúa al visitante en un entorno callejero que simula al ambiente en el que se mostraron originalmente, colocándolos sobre distintos tipos de vallas. Está dividida en seis secciones temáticas, según la finalidad con la que fueron diseñados: para exposiciones en museos, con un apartado especial donde se muestran los elaborados con su consentimiento; para galerías de arte y de forma separada las que hizo para la de Leo Castelli; para causas políticas y sociales y acontecimientos culturales.

Precisamente fue este italiano nacionalizado estadounidense quien lanzó su carrera en 1961 cuando decidió ser su representante, como más tarde lo sería de Warhol. Aunque al principio era algo reacio ante aquellas obras que parecían viñetas ampliadas, Castelli, que tenía un gran olfato comercial, vio que había negocio. Sobre todo en su serie Girls (Chicas). «Todo coleccionista inteligente está dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguir una chica Lichtenstein, lo que se debe, sobre todo, al atractivo de esas chicas del cómic. Sin duda, yo diría que se trata de auténticas sex symbols».

En la exposición se puede ver su célebre Crying Girl (Chica llorando). Asimismo, algunos de sus carteles más famosos, que estaban inspirados hasta tal punto en el estilo de los cómics que, como señala Jürgen Döring, jefe de Cartelería y Obra Gráfica del museo hamburgués, en el catálogo de la exposición, «fue acusado en muchas ocasiones de copiarlos». Lichtenstein se defendió argumentando que su arte era diferente al de las viñetas «porque cada detalle está, de hecho, en un lugar diferente. Y, por pequeña que parezca esa diferencia, es crucial». Al final de su vida lamentó que se le siguiera identificando y reconociendo por sus obras inspiradas en cómics.

Entre los carteles que se exponen destacan los que incluyen las onomatopeyas de los clásicos bocadillos de las viñetas Pow!, Crak! o Whaam!; los de personajes de cómics y dibujos animados, Tintin Reading (Tintin leyendo), en el que conviven personajes de Hergé con bailarines de Matisse; o Look Mickey; los del festival del Lincoln Center, inspirados en el Art Déco; los de las series Brushstrokes (Brochazos), Explosions (Explosiones) o Nudes, en la que aborda por primera vez el desnudo femenino. También sobresalen las dedicadas a causas políticas y sociales de su época tardía como Against Apartheid (Contra el Apartheid) o Care-World Hunger Crusade (Cruzada mundial contra el hambre) o un cartel de apoyo a Michael Dukakis, candidato demócrata en las presidenciales de 1988, que fue derrotado por Bush padre. Cuatro años después, en 1992, terminado su mandato, volvió a tomar posición con A New Generation of Leadership, que representa un Despacho Oval renacido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La explosión de color del Pop Art de Lichtenstein