Rozalén: «Siempre estoy escribiendo por y para la mujer»

Su primer instrumento fue la bandurria, algo que ya dejaba claro lo especial que sería. Le dan la vida los conciertos en pueblos pequeños, porque allí fue donde empezó. Marca la diferencia en cada uno de ellos gracias a Beatriz y la lengua de signos, aunque su fuerza le viene de familia. Ella se define como una mujer de raíz

S. F.

Rozalén (Albacete, 1986) es una artista que cantaba las canciones que le enseñaban su madre y su abuela. Desde pequeña tocó la bandurria y la guitarra. Comenzó a componer canciones con solo 14 años. Le motiva sobre todo la crítica social y en todas sus letras transmite un mensaje con mucha fuerza. Una artista que siempre ofrece su voz para cualquier acto benéfico y que lleva tocando en pueblos pequeños desde sus comienzos hasta ahora. Saltó a la fama en el 2013 con su disco Con derecho a… y hoy es una de las artistas más conocidas en España, donde su Puerta violeta se ha convertido en todo un himno contra la violencia machista.

-Siempre afirmas que eres «una mujer de raíz». ¿Qué significa eso para ti?

-Para mí significa estar aferrada al lugar de donde vengo, a lo que me vio nacer, a mi tierra, a mis amigos, a mis costumbres, al pueblo, a la bandurria.. Pues esas cosas.

-Tú misma te consideras «antigua», ¿por qué?

- Yo me llamo «viejoven», como dicen Los Chanantes. Sí que tengo cosas que no son normales en la gente joven. Me gusta la música antigua, vivir en un pueblo, el trabajo en la tierra… Cosas que antes se hacían y ya no se hacen, por eso digo que soy un poco viejuna en eso.

-¿Cómo fueron los comienzos en la música?

-Yo canto desde que hablo, la verdad. Mi primer instrumento fue la bandurria con solo 7 años, y a partir de entonces empecé a estudiar música y a tocar instrumentos. Luego vino la guitarra y a los 14 compuse mi primera canción.

-¿Cómo era aquel tema?

-La primera canción que compuse se llamaba Dorada perfección y hablaba de un viaje en patera. La escribí al ver una de las primeras olas de africanos que venían a nuestras costas, hubo una desgracia y me impactó mucho cuando la vi en las noticias. Mi primera canción hablaba de eso.

-Alguna vez dijiste que tu estilo de música era el «folk manchego», ¿cómo lo definirías?

-Bueno, eso de folk manchego es porque se me ve un poco el plumero de dónde vengo, pero yo creo que nosotros hacemos una música sin etiquetas, sin prejuicios y si alguno tengo es el de cantautora o canción de autor. Compongo mis canciones, pero luego cada canción tiene un ambiente diferente y hay temas que son más orgánicos, otros que son más urbanos, poperos, rockeros… Hay de todo. Hay un popurrí de muchas influencias.

-Muchos de tus conciertos son en pequeños pueblos y no en grandes ciudades, ¿por qué?

-Me encantan los pueblos pequeños y creo que no está reñido con lo que también hago ahora, que por suerte estamos cantando frente a muchos miles de personas. Y seguir haciendo conciertos en la sala donde yo he tocado siempre, cantar para 80, para 100 personas, cantar en pueblecitos pequeños, a mí eso me da la vida. Así que si lo puedo combinar, eso es perfecto.

-¿Aún te pones nerviosa antes de cada actuación? ¿Haces algo para relajarte?

-Me sigo poniendo nerviosísima en cada uno de los conciertos y da igual dónde sea y cuánta gente haya delante, siempre me pongo un poco nerviosa, me da así como dolor de estómago. Pero intento respirar, estamos siempre todo el equipo junto y a mí eso me relaja mucho. Y luego salgo y al poquito se me quitan los nervios.

-Siempre te acompaña Bea en todos tus conciertos traduciendo tus letras a la lengua de signos, ¿por qué? ¿Hubo algo que te llevara a tenerla?

-Beatriz siempre me acompaña porque creo que es una manera importante de quitar una barrera haciendo tu música accesible. Fue una casualidad maravillosa la que nos unió y una vez que ya está incorporada, aporta a todos los niveles, por supuesto el artístico -hace posible que todo el mundo pueda venir a escucharnos-, así que lo raro hubiera sido no ponerla a mi lado. Por tanto ahí seguiremos juntas.

 ?¿Hubo algún día o algún momento en el que te dieras cuenta de que tu vida iba a cambiar radicalmente?

?No ha habido ningún día en el que pensara que mi vida había cambiado radicalmente. Sí que me estoy adaptando a cosas nuevas, pero hay muchas que siguen iguales, otras que incluso pues pueden ser pasajeras como todo el tema de la fama, que es quizá lo más complicado. Pero a mí me parece que todo sigue estando bien.

?Te decían que no eras muy buena en psicología, pero... ¿Te han ayudado esos estudios en el mundo de la música?

?La que dice que no hubiera sido buena psicóloga soy yo misma, nadie me puede decir otra cosa porque no lo fui nunca. La psicología me ha ayudado a mí y me ayuda a la hora de hacer canciones. Luego vino la musicoterapia, que también me hace comprender mucho de lo que me pasa cuando canto delante de gente y no la tengo apartada, siempre acudo a ella. La psicología siempre estará ahí en mi vida apoyándome.

?Hay una frase en una de tus canciones que se me quedó grabada: «Hay que sacar las heridas a la luz para poder cerrarlas. Es la única forma de pasar página». En esa canción hablas de la guerra civil y de tu tío abuelo Justo, ¿qué significa para ti la historia y la canción?

?La canción de Justo ha sido cómo reafirmar lo que ya creía. Cuando uno tiene un desaparecido en su casa y tiene la suerte de encontrar la fosa común, después de comprobar todo lo que ha pasado en mi familia, lo que ha supuesto… Para nada ha sido remover heridas, ha sido todo lo contrario, fue calmar algo que dolía muchísimo simplemente por ver su nombre en un registro.

?¿Finalmente tu abuela fue a llevarle ya la rosa a su hermano?

?Claro que sí, mi abuela, que ya no sale del pueblo para casi nada, lo primero que nos pidió fue que la lleváramos para ponerle una flor a su hermano, ella quería saber dónde estaba. Cuando lo hizo, algo en ella cambió para muy bien. Así que claro que sí, hay que curar las heridas.

?¿Cómo reaccionaste al enterarte de que tu padre había dejado de ser cura por tu madre?

?Bueno, yo era muy pequeñita entonces y habría cosas que no entendería y otras que sí, pero no sé, a mí siempre me ha parecido una historia de amor potentísima y cuando encima sabes que tus padres lo han pasado mal por amor te hace mirarlos con más admiración.

?¿Tú también lo apuestas todo por amor?

?Pues no tanto como mis padres. Sí que soy muy pasional y es evidente que cuando me entrego, me entrego bien, pero por ahora mi prioridad es la música, es mi gran amor.

?La lucha por el feminismo y por la igualdad es otro de los temas más representativos de tus canciones, ¿por qué decidiste escribir sobre este tema?

?Escribir sobre feminismo no lo decidí yo. Siempre estoy escribiendo por y para la mujer desde el primer disco porque así me nace, porque hablo también de lo que yo vivo y soy mujer. Al final es que todas somos la misma cosa, pasamos por procesos parecidos y creo que lo que escribo es lo que escriben muchísimas mujeres: sobre la búsqueda del espacio que merecemos, el de la igualdad. Estoy orgullosa de que mucha gente haya cogido algunas canciones como bandera y ojalá que no me se vaya la inspiración en eso.

?¿Crees que el 2018 es el año de las mujeres? ¿Piensas que algo ha cambiado realmente?

?Siempre ha sido el año de la mujer, todos los años. En el 2018 ha pasado algo muy importante en España y en otros países, sí. En cuanto a la concienciación, sobre todo porque al menos la gente está hablando de ciertos temas que eran necesarios, pero queda todavía muchísimo por hacer, así que ojalá todos los años sean el de la mujer.

?¿Qué significado tiene para ti «La puerta violeta»?

?Es una liberación después de la represión, que es lo que le ha pasado a la mujer siempre. Es una canción triste, pero muy liberadora, que me sienta muy bien cantarla. Es muy especial para mí.

?En «Ahora» hablas de la independencia y el amor, ¿se pueden compaginar esos dos conceptos y cambiar el concepto de amor dependiente?

?La independencia y el amor son muy difíciles de compaginar, claro que sí, pero si se quiere se puede. Y si tienes un compañero que piensa como tú, se puede llegar a buen puerto. Es superimportante para que una relación funcione tener espacios propios, vamos, es que si no, no sale bien.

?Ahora andas con muchos conciertos, pero ¿estás ya preparando tu próximo proyecto?

?Tengo muchos conciertos ahora, pero yo no paro de escribir y no paro de componer, porque lo necesito. No sé en qué momento nos pondremos a grabar otro disco, pero yo ya estoy haciendo cosas. Eso siempre.

?Mañana estarás en Vigo, ¿qué es lo que más te gusta de Galicia?

?Pues evidentemente su paisaje, la gente, la temperatura, la comida… me gusta todo. Es de los lugares donde más me cura ir. Me sienta muy bien Galicia. Me sientan muy bien los gallegos. Estoy con muchas ganas de volver a ir a Vigo.

6 DE OCTUBRE. VIGO. AUDITORIO MAR DE VIGO. A PARTIR DE 23 EUROS. 7 DE OCTUBRE. lugo. Praza horta do seminario. gratuito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Rozalén: «Siempre estoy escribiendo por y para la mujer»