Ricky Martin: «Me decían que si revelaba que era gay se acabaría todo»

Arrasó en los noventa con «Livin´ La Vida Loca» y arrasa hoy en día con «Fiebre» o «Vente Pa´ Ca». El portorriqueño es uno de los mayores astros del pop actual y representante indiscutible de ese bum latino que parece no tener final. Mañana actúa en Santiago.


Ocurrió en marzo del año pasado. Se ponían a las diez de la mañana las 8.500 entradas previstas para el concierto que iba a ofrecer Ricky Martin en A Coruña. Se esperaba una buena respuesta pero la reacción de sus seguidores desbordaron todas las expectativas. En solo tres horas se agotó todo el papel disponible, récord histórico en un recinto en el que tocó desde Frank Sinatra a Iron Maiden, pasando por Withney Houston o Van Morrison. «Lo supe en el momento en el que ocurrió. Me sentí muy feliz por ello», recuerda el artista puertorriqueño, que contesta esta entrevista por e-mail antes de su próximo concierto en Santiago (Monte do Gozo, mañana, entradas desde 50 euros).

-¿Qué piensa uno cuando sucede algo tan extraordinario como eso?

-En agradecer todo el amor y el cariño que me siguen dando día tras día. Es por eso que cuando subo al escenario me dejo la piel y trato de dar lo mejor de mí, para así devolverles un pedacito de lo que ellos me han dado.

-Ese recital fue una fiesta total. Cuando interpretó «Vente Pa’ Ca» no había ni una sola persona sin bailar. ¿Qué se siente cuando al ver a 8.500 personas entregándose a su música de ese modo?

-Es algo que no se puede describir. Lo he dicho muchas veces, es mi droga. En los años que llevo haciendo esto, no hay mejor sentimiento que ese. La energía que me da mi público es pura adrenalina, es adictiva.

-¿Levita ahí?

-¿Cómo no hacerlo? Es todo un viaje y una de las razones por las cuales sigo regresando al escenario.

-«Livin’ la vida loca» se ha convertido en una especie de himno de del disfrute. ¿Qué le parece ser la banda sonora de la alegría de la gente?

-¡Guau! ¡Qué bonito lo que acabas de decirme! ¡Qué maravilla! Muchas gracias. Si eso es verdad, de que soy la banda sonora de la alegría de la gente, pues ya he cumplido mi cometido. Ellos han sido los responsables de que mi carrera sea lo que es, y que mejor regalo que saber que los he hecho felices.

-¿Hay un nuevo Ricky Martin desde «Vente Pa’ca»? Parece que ese canción lo haya revitalizado.

-Vente Pa’Ca surgió en plena gira mundial y casi un año después que saliera mi disco A Quien Quiera Escuchar, con los temas Adiós, Disparo Al Corazón y La Mordidita. Fue una de esas colaboraciones que surgen naturalmente y que llegan en el momento justo que tienen que pasar. Recuerdo haber grabado el tema en una ciudad, el vídeo en otra y todo en períodos de 24 horas, porque tanto Maluma como yo teníamos compromisos en diferentes partes del mundo. Fue muy loco el proceso, pero el resultado ya lo saben todos. Es un tema que me gusta mucho interpretar en vivo porque me encanta ver a la gente cantar el estribillo y hacer la coreografía del vídeo.

-Mucha gente joven ve en «Vente Pa’Ca» la gran canción de Ricky Martin. De ahí tiran hacia atrás. ¿Qué le parece?

-¡Fantástico! Es la magia de la música. Una canción tiene el poder de abrirte a millones de personas que, por alguna razón u otra, no te habían escuchado y de repente descubren tu trabajo de más de tres décadas. Me escriben de partes remotas del mundo. Me sorprende de manera muy positiva como mi música llega allí.

-Le he escuchado decir en una entrevista que, pese al toque moderno, la gente le decía por la calle que la veía una vuelta a los orígenes.

-He escuchado de todo, desde que volví a mis orígenes a que es algo totalmente diferente a lo que he presentado anteriormente. Es la belleza de esta vida, todo depende de la perspectiva de cada persona.

-Este año lanzó «Fiebre», otro tema colaborativo de aire urbano. ¿Va a ser así su línea actual?

-Nunca me ha gustado encasillarme en un solo género. Me gusta fusionar todo tipo de ritmos y sonidos que ayuden a transmitir el mensaje detrás de la canción. Mi nuevo disco no es la excepción. Tendrá un sonido internacional, realzando por supuesto los ritmos latinos y africanos, por mencionar algunos.

-En los comentarios de YouTube del vídeo hay uno que dice: «Tras ver esto me subió la fiebre». ¿Era la que buscaba?

-Ja, ja, ja... Bueno, es un vídeo muy sensual. Queríamos transmitir ese calor y pasión que se siente cuando estás en una relación. La gente ha reaccionado maravillosamente a este sencillo. Estoy loco por cantarlo en vivo en España

-¿Cómo llega usted a esa música?

-Soy fan de la música, creo que eso lo dice todo. Presto atención a los sonidos que escucho a mi alrededor, a la cultura de cada sitio que visito y a lo que hace mover mi cuerpo de manera natural. Me encanta descubrir nuevos géneros o ritmos. Antes tenías que viajar a los sitios para buscar la inspiración. Ahora lo tienes en la palma de tus manos gracias a las plataformas digitales. A mí me gusta absorber todo lo que veo.

-En ese concierto de A Coruña hizo muchos guiños al público sudamericano, señalando sus banderas. Pero tuvo una dedicatoria especial hacia los venezolanos emigrados. ¿Qué piensa de ello?

-La prensa ha documentado muy claramente el dolor por el cual el pueblo de Venezuela está pasando y, como un latinoamericano más, siento su dolor. Solo espero que esto pase pronto y se termine.

-¿Deben los artistas tomar partido en este tipo de situaciones?

-Yo soy de los que piensa que los artistas no están obligados a ser bandera o portavoces de ninguna causa. Esto es un llamamiento que uno siente como individuo. Nosotros tenemos la suerte de contar con plataformas como los escenarios para crear conciencia y hablar de lo que a nosotros nos conmueve. La convocatoria que nos da la música nos deja llegar a las masas.

-El año pasado «Despacito» de Luis Fonsi cristalizó el bum latino que venía de atrás con muchos otros artistas. ¿Se siente dentro de ese movimiento?

-Me siento parte de este movimiento desde hace mucho tiempo. Soy afortunado de pertenecer a un grupo de artistas que ha logrado hacer el conocido crossover y que ha trabajado duro para seguir llevando nuestra cultura por todo lo alto. Definitivamente, todo lo que ocurrió el año pasado ha logrado traspasar fronteras y ha derrumbado aún más esa barrera que en algún momento nos separaba. No hay duda que la música latina está viviendo un gran momento y nada me llena más de orgullo que ver nuestra cultura reflejada en muchos lugares del mundo. Y a mi parecer, este es solo el comienzo. Vienen cosas muy grandes.

-¿Por qué piensa que el público, latino y no latino, conecta con esa música de esta manera?

-Porque lo que transmite cuando la escuchas. Tú mismo puedes hacer la prueba. Pon un tema latino y ve cómo tu cuerpo se deja llevar por el ritmo, sin hacer tú nada. Es el efecto que tiene, aunque no entiendas ni una sola palabra de la canción.

-Participó en la serie sobre Versace. ¿Le daba miedo meterse en el terreno de la interpretación con un personaje tan mítico?

-Miedo, no. Más bien mucho respeto. Es una serie de una historia verídica con un mensaje muy poderoso e importante que yo demandaba al 100 %. Fue una experiencia única y una oportunidad increíble de poder traer a discusión temas que aún afectan a la comunicad LGBTI.

-Ahí dice que removió el pasado en el que intentaba ocultar su homosexualidad. ¿Aquella postura era algo personal o era algo incitado por la industria?

-Me llegaron a decir que si revelaba que era gay se acabaría todo en mi carrera, así que por supuesto por un tiempo llegué a sentir miedo. Pero ¿sabes que?, al final del día lo más importante es que tu te aceptes tal como eres. Pase lo que pase, le guste a quien le guste, no hay mejor manera de vivir la vida que siendo tú mismo. Cuando escribí esa carta, me sentí liberado y el amor que recibí fue abrumador. Es una de las mejores decisiones que he tomado.

-¿Qué le diría a una persona que se encuentra en una situación como la que usted estaba entonces?

-Que no están solos, que hay millones de personas que como ellos están viviendo lo mismo y que hay luz al final del túnel. El amor más grande es el propio, jamás tengan miedo de ser quienes son.

-Ahora actúa en Santiago. Habrá gente que piense: «Ya lo he visto en A Coruña y va a dar el mismo concierto». ¿Cómo la convencería?

- Aunque estos conciertos son una extensión de lo que fue mi gira anterior, hemos añadido nuevos elementos tanto en la producción, vestuario y coreografías como en el repertorio. Voy a cantar temas que hacía mucho no cantaba en un escenario pero que se son favoritas de mi público. Ojalá me puedan acompañar, la vamos a pasar muy bien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Ricky Martin: «Me decían que si revelaba que era gay se acabaría todo»