La política americana es de cine

Arnold Schwarzenegger gobernó California. Y el cachas The Rock Johnson quiere ahora ser presidente de Estados Unidos. Las encuestas dicen que superaría a Trump

.

En una escena de Regreso al Futuro II, Doc y Marty mantienen este delirante diálogo:

-Pues dime, chico del futuro, ¿quién es el presidente en 1985?

-Ronald Reagan.

-¿Ronald Reagan? ¿El actor? ¡Ja! ¿Y quién es el vicepresidente? ¿Jerry Lewis? Supongo que Jane Wyman es la Primera Dama, y John Wayne el secretario de defensa...

Hollywood, cuna de actores, es también, cantera de políticos. El último en postularse a presidir la Casa Blanca sigue la estela de Schwarzenegger: otro gigante musculado llamado Dwayne Johnson. Algunas encuestas vaticinan ya que ganaría a Trump en las elecciones del 2020. «La frontera que antes separaba estos dos mundos se diluye cada vez más. Es la tendencia al politainment: entretenimiento y comunicación política. Ahora vemos dimensiones de los políticos que antes se nos restringían, como su familia o sus aficiones» apunta Pablo Vázquez Sande, profesor de la USC y fundador de la agencia Atalaya Comunicación. ¿Juegan con ventaja estos novatos de la política? Según Eladio Jardón, director del Instituto Internacional de Marketing y Comunicación,«su principal característica a favor es la popularidad. Gozan de la simpatía de la opinión pública y se libran de la mala reputación asociada a la clase política, aunque su falta de experiencia también puede pasarles factura». Es necesario, añade Sande, «que el candidato haga una estrategia de reposicionamiento para marcar claramente dónde acaba su papel de actor y dónde comienza el de político».

MEMORIZAR EL GUION

También exgobernador de California, Ronald Reagan gobernó Estados Unidos desde 1981 a 1989. Gran comunicador, memorizar los guiones le vino de perlas para aprenderse los discursos con los que conquistaba al público. Bastante más corta fue la incursión de Clint Eastwood en las altas esferas. Aunque fue alcalde durante dos años de la localidad californiana de Carmel por un partido independiente, son sonados sus posicionamientos a favor de Nixon, Reagan o Romney, pero también su defensa del matrimonio gay, el aborto o la protección del medio ambiente. George Clooney nunca ha ocultado sus ambiciones políticas y los demócratas llevan tiempo echándole los trastos.

«Las incursiones de gente de otras esferas en la política tienen mucho que ver con la ausencia de políticos que ofrezcan credibilidad al ciudadano. Es tal el desencanto que la población busca respuestas en otro tipo de candidaturas. Confía en personas sin pasado político que, al menos aparentemente, pueden ayudar a desintoxicar», dice el politólogo Eladio Jardón.

La mismísima Eva Perón, la niña de los rizos de oro Shirley Temple, el Batman Val Kilmer, o a este otro lado del charco, Toni Cantó y Juanjo Puigcorbé, probaron suerte en la política con mayor o menor fortuna.

Quizás el loco científico Doc no tuvo en cuenta que muchas veces la realidad supera a la ficción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La política americana es de cine