Clara derrota en Fuenlabrada de un Breogán exhausto y sin ideas

FORZA BREO

Alba Pacheco

88-65 | Los lucenses acusaron el desgaste de la pelea con el Barça y perdieron todas sus fuerzas tras el descanso

14 may 2022 . Actualizado a las 20:44 h.

El Río Breogán comprobó en Fuenlabrada que el épico enfrentamiento con el Barça, decidido en los últimos segundos, le ha dejado secuelas. La escasez de fuerzas y consiguiente bloqueo metal lo transformaron en un equipo vulgar, muy vulnerable. Y si a esto le sumamos la diferencia de motivación, el resultado es esa clara derrota por 88-65 que lo aparta definitivamente de la lucha por la plaza que resta por asignar en las eliminatorias por el título de la Liga Endesa.

Mrsic intentó de salida dinamitar los planes de su homólogo local con una defensa en zona, que mantuvo durante prácticamente todo el primer cuarto y repitió en más fases del choque, y apostando por Sergi Quintela como director de juego. Emegano, con un triple, abrió el marcador y el intercambio de canastas. El Breo parecía cómodo en ese partido de ida y vuelta. Los problemas le aparecían en el rebote y en los momentos en los que el encuentro se volvía demasiado eléctrico. El rival, por su parte, compensaba su escaso tino en los triples (1 de 6) con una buena lectura en los bloqueos que le daban superioridad en la pintura. La primera manga finalizó con tablas merced a una buena acción colectiva del Breo que culminó de manera brillante Iván Cruz.

El partido se rompió en el segundo cuarto. El Fuenlabrada dio un buen estirón en defensa y encontró el acierto en los lanzamientos desde más allá de la línea de 6,75, mientras que a los guerreros breoganistas les pesaban cada vez más piernas. Su velocidad iba a menos. El cansancio que arrastraban de la colosal batalla ante el Barça tres días antes comenzaba a hacer estragos en el ejército lucense, incapaz de resistir el ritmo de un enemigo al que le iba la vida en la contienda. Su futuro en la ACB sigue en sus manos tras el éxtasis vivido ante su gente. Los locales iniciaron su despegue con tres triples consecutivos en el inicio del período y lo culminaron con otros dos, también seguidos, que le otorgaban una diferencia superior a la decena de puntos (42-30) por primera vez en el encuentro.