Almacenar para el invierno


Sin casi tiempo para lamerse las heridas del miércoles, aquí está Breogán ante otro partido de enorme riesgo. Hay tantas cosas que lo hacen especial, que mejor centrarnos únicamente en lo deportivo; aunque es un hito que después de tantos años dos equipos gallegos vuelvan a coincidir en ACB. Es cierto que queda mucha liga, pero no conviene olvidar que la estadística de la ACB es cruel y nos dice que equipos como Breo y Obra difícilmente alcanzan el 50 % de victorias. Y hay que empezar a almacenar para el invierno.

Estabilizado y experto el equipo de Santiago, con un entrenador sólido en ACB como Moncho Fernández, se presenta como una amenaza. Como es norma en Moncho, su equipo es muy ordenado. En una competición donde prevalece el bloqueo directo, curiosamente el Obra basa su juego en bloqueos indirectos. Viene a Lugo sabiendo que con una victoria deja tirado a un rival directo y él pasa a ocupar plaza en el apacible pelotón de los que transitan con tres victorias.

¿Y el Breogán? El mantra ahora es: «Ya sabíamos que iba a ser difícil». Por supuesto, el problema es que la dificultad aumenta cada jornada que pasa sin ganar. Una victoria cambiaría totalmente el paisaje, con dos triunfos hay ahora mismo nueve equipos. Sería fantástico incorporarse a ese grupo. Claro que el miércoles se sembraron muchas dudas, pero también hay muchos valores seguros alrededor del Breogán de los que nunca fallan: el público o el corazón de los jugadores (a base de corazón compitieron contra el Joventut) pero claro, hay que anotar algún tiro de fuera, ¿el miércoles fue un mal día? Hay que trabajar algo más sin balón y hacer un buen partido en suma, ordenado y no a base de impulsos. Repito, queda mucha liga, pero conviene no verse abocado al final a partidos heróicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Almacenar para el invierno