Un director afilado y mordaz


REDACCIÓN / LA VOZ

Stéphane Charbonnier (1967) se hacía llamar Charb. Dirigía el semanario desde el 2009. Cultivaba un humor feroz y decía no temer a nadie. Profesaba el «prefiero morir de pie que vivir de rodillas». De su sátira fueron blancos las religiones, la guerra y las enfermedades, pero también políticos como Sarkozy. «Hay que seguir hasta que el islam quede tan banalizado como el catolicismo», aseguraba. En 1991, Charb asistió al lanzamiento de otro semanario satírico creado para oponerse a la guerra del Golfo. Un año después se incorporó a Charlie Hebdo. También publicó en L?Humanité y en Libération además de en otra media docena de medios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Un director afilado y mordaz