«En Suiza todo es normal; en España siempre están pasando cosas»

El físico Diego Martínez añora la comida gallega porque «en el CERN se come fatal»


Santiago / La Voz

A Diego Martínez, un día del año pasado le dijeron aquello de «tengo una noticia buena y una mala». La mala era que en España le negaban una beca Ramón y Cajal por falta de futuro y la buena era que Europa le reconocía como el mejor físico joven del continente. En realidad, las dos fueron buenas, porque la distinción europea le ha permitido prosperar más y mejor. Este fin de semana estuvo en Galicia poco después de enterarse de que le habían concedido un proyecto de un millón y medio de euros que desarrollará en colaboración con la USC.

-¿La diferencia de reconocimiento a su trabajo en España y en Europa demuestra cómo se trata a la ciencia en este país?

-Prefiero no polemizar. En cualquier caso es un problema de quienes no me dieron la beca. Lo cierto es que estoy mucho mejor que si me la hubieran concedido.

-¿Podría explicar de forma sintética y comprensible en qué consiste su trabajo?

-Sí. La física de partículas se basa en un modelo estándar apoyado en medidas y datos experimentales que, sin embargo, no dan respuesta a algunas cosas, como la gravitación o la materia oscura. Es un modelo incompleto. Nosotros nos estrujamos la cabeza para hacer experimentos que ayuden a construir un modelo nuevo, que respondan a preguntas que de momento no se pueden responder.

-O sea, que se dedica a pensar.

-Más bien a analizar datos y a pruebas experimentales.

-Usted ha trabajado en un proyecto sobre algo llamado la partícula de la extraña belleza...

-En realidad no es más que un juego de palabras. Cuando se descubrieron los cuarks se les pusieron nombres en inglés. A uno se le llamó belleza (beauty) y a otro extraño (strange). Si juntas los dos, te sale el nombre de la partícula.

-Vaya. Al menos la partícula de Dios sí tiene un sentido.

-Tampoco. Un científico la llamó god damn particle; algo así como la maldita partícula y el editor de la revista pensó que quedaría mejor como god particle. De ahí la partícula de Dios, pero a ningún físico le gusta ese nombre.

-Stephen Hawking niega la existencia de Dios. ¿Está de acuerdo?

-¡Vaya preguntas que me hace! Mmmm. Digamos que sí, que estoy de acuerdo con Hawking.

-¿Ve la serie The big bang theory? ¿Se identifica con alguien?

-Sí. He visto algún capítulo. No me identifico, pero admito que está bien inspirada en físicos reales.

-¿Qué es lo que más echa de menos en Suiza?

-Casi todo. Empezando por la comida. En el CERN se come fatal.

-Pero ahora ya está a punto de regresar

-Sí. Y vengo voluntariamente, porque este proyecto lo podría desarrollar en cualquier otro sitio.

-¿Sigue las noticias de España?

-Sí, sí. En Suiza todo es normal; en España siempre están pasando cosas.

-¿Qué le parece toda esta epidemia de corrupción? ¿Le cansa, le avergüenza?

-Digamos que me cansa más que me avergüenza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«En Suiza todo es normal; en España siempre están pasando cosas»