«El hecho de pertenecer a esta compañía es una gran motivación»

Forma parte del trío de payasos de «Dralion», que llega mañana a Santiago


Santiago / la voz

Hace veinte años que Facundo Giménez (Argentina, 1985) recorre el mundo bajo la carpa de un circo, desde los nueve años. El clown dejó la pista familiar por otras mayores y acabó uniéndose al Cirque du Soleil en el 2006, con el que llega mañana a Santiago de la mano de Dralion, que ofrecerá una decena de funciones hasta el día 20 en la ciudad.

-¿Qué características específicas tiene que tener un payaso del Cirque du Soleil?

-Yo creo que de alguna manera tiene que tener la característica de ser un poco versátil y estar abierto a los cambios y a cualquier cosa que se proponga para cada personaje. En cierta forma tienes que estar todo el tiempo brindando tus habilidades al espectáculo y puliendo cada detalle: cómo va a caminar, cómo va a hablar, cómo va a actuar y qué emociones quiere despertar.

-En ciertos casos, como en el suyo, el personaje exige unas condiciones físicas que habitualmente no tienen los payasos.

-Sí, aunque no siempre es así. Depende del personaje. El mío es muy físico, por el hecho de la energía. Yo soy el más pequeño de los tres clowns (por edad y físico), por eso soy el que anda saltando y volteando con esa energía joven. Después está otro, el más grandote, que es como el hermano mayor, y el del medio es un lunático total que no sabe ni dónde anda. Hay tres energías diferentes y la mía es la más física de todas.

-¿Cómo están viviendo los artistas este «tour» de despedida?

-El hecho de pertenecer a esta compañía es una motivación tremenda, por eso uno da el máximo en todos los shows. Pero, es cierto que sabemos que esto se acaba, por eso estamos disfrutando al máximo y dando lo mejor de nosotros en cada función.

-¿Y qué pasará cuando el grupo de «Dralion» se disuelva en enero?

-Me imagino que en las nuevas creaciones precisarán algún payaso entre sus filas, alguna tropa acrobática china y llamarán alguno de los chinos (el grupo mayoritario en Dralion),... Cada artista seguirá su propio rumbo, sea en otras compañías o con el Cirque du Soleil, que actualmente tiene 19 montajes en marcha en todo el mundo y continuamente está abriendo nuevos espectáculos.

-Después de ocho años con el Cirque du Soleil, ¿qué se lleva?

-Personalmente me llevo lo que te regala el circo en general. Poder conocer nuevas culturas y poder convivir mano a mano con ellas a través de mis compañeros. Hemos estado en Dubái, Catar, el Líbano, Grecia, Italia, Francia, Centroamérica, Sudamérica, Norteamérica,... países que nunca hubiera imaginado y que gracias a esta experiencia he podido visitar. Y, profesionalmente, la proyección artística que da el Cirque du Soleil es impresionante. Compartir el escenario con tremendos monstruos de la acrobacia o de la música es súper enriquecedor. Cada uno de los componentes de la compañía tiene un nivel tan alto que pertenecer a un grupo de artistas tan profesional hace que uno aprenda a la fuerza.

-Tras tantos años juntos deben ser como una gran familia...

-Totalmente. Compartimos más con este grupo que con nuestra familia, que está en casa. Tus compañeros acaban siendo tu segunda familia.

facundo Giménez artista del Cirque du Soleil

«Gracias a esta experiencia he visitado países que nunca hubiera imaginado»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«El hecho de pertenecer a esta compañía es una gran motivación»