Del ordenador al podio

Alexander Vidal, con una medalla de plata, fue el único gallego premiado en la Olimpiada Española de Informática


pontevedra / la voz

Encontrar el programa adecuado para salir de un laberinto. Manejar las piezas en un tablero de ajedrez con pautas de movimiento distintas a las habituales... Son solo dos de las pruebas que Alexander Vidal Zhukova tuvo que superar en la reciente Olimpiada de Informática Española que se celebró el pasado fin de semana en Barcelona y de la que se trajo una de las cuatro medallas de plata que otorgaba este certamen. No es la primera vez que resulta premiado. El pasado año, con solo doce años, fue el concursante más joven en conseguir una medalla, en este caso una de las cuatro de bronce.

Alexander estudia segundo de la ESO en el IES A Xunqueira II. Le apasiona la informática, de la que dice que es «autodidacta» y espera estudiar esta ingeniería cuando acabe el Bachillerato. Todo comenzó, cuenta, cuando a los cinco años descubrió un disco en casa con un programa para diseñar juegos. «No conseguí mucho», dice. Pero tiene claro que en el futuro sí le gustaría trabajar en ese campo, programando videojuegos.

Conocía las olimpiadas de ciencias, de Matemáticas, Física o Química. Pero un día se le ocurrió pensar ¿Y si hay una de informática? Así que buscó en Internet y encontró la Olimpiada de Informática Española (OIE), una convocatoria que organiza a nivel nacional la Universidad Politécnica de Cataluña junto a la Fundación Aula y que está dirigida a estudiantes de ESO, FP y Bachillerato. Para llegar a la final, este pontevedrés pasó primero una selección on-line y luego una fase previa. Junto a él, fueron elegidos para la cita en Barcelona otros 24 participantes, entre los que era el único representante gallego y el más joven: «La mayoría eran de Bachillerato». «Quedé a diez puntos de la medalla de oro», señala, mientras cuenta que las dos rondas finales, de ocho ejercicios cada una, plantearon diversos problemas para poner a prueba las habilidades de programación de los participantes. Los cuatro medallistas de oro forman el equipo español que irá a la final en Taiwan.

Pero la informática no es la única pasión de Alexander Vidal. Estudia japonés, un idioma que suma al castellano, gallego, inglés y al ruso -este lo conoció por vía materna-, así como al francés y alemán, aunque estos últimos afirma que no los domina. Cursa violín en el Conservatorio Manuel Quiroga y pertenece a la Orquesta de Cámara Lira. Y para mantenerse en forma, practica danza, que también le enseña su madre, Ulyana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Del ordenador al podio