Amancio Ortega, exultante y relajado como nunca


Es el hombre más rico de España. Pero es un padre como cualquier otro el día que se casa una hija. Su mirada cómplice en el interior del coche lo dice todo. Amancio Ortega hasta contestó (con frases cortas) a las preguntas de los medios a la salida de la preboda que se celebró el viernes en el hotel Finisterre. ¿Qué tal está? «Muy bien, gracias» ¿Está nervioso? «No, no, no» ¿Y su hija? «Todo perfecto, de maravilla» ¿Está nerviosa? «Ya le queda poco», contestó y se despidió Ortega, que caminó hacia su casa, situada a pocos metros, acompañado por el presidente de Inditex, Pablo Isla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos

Amancio Ortega, exultante y relajado como nunca