Whitney Houston, la diva afroamericana de los años 80 y 90 fallecida este sábado en un hotel de Los Ángeles (EE. UU.) a los 48 años, fue una de las voces más cálidas y aterciopelada de la música, pero su atormentada vida sentimental y las drogas resquebrajaron ese don portentoso.

Nacida en Newark, New Jersey, el 9 de agosto de 1963, Whitney Houston alcanzó el éxito con I wanna dance with somebody, pero fue su I will always love you, la canción que irá siempre unida a ella. Fue el tema central de El guardaespaldas, la exitosa película que protagonizó junto a Kevin Costner.

Sofisticada, elegante y muy esbelta, fue la intérprete de rhythm and blues (R&B) que más discos vendió con su potente, y a la vez, sensual voz, con la que interpretó desde soul, gospel, funky y blues, lo que la colocó desde mediados de los ochenta en lo más alto de la música y le valió ser galardonada con seis premios Grammy.

Su nombre fue recogido en el Libro Guinness de los Récords como el de la artista femenina más exitosa de todos los tiempos por haber vendido más de 140 millones de copias de sus álbumes.

La música la meció desde la cuna: su madre fue cantante de gospel y folk-blues y su padre dirigió un coro mixto de gospel; era sobrina de la cantante Dionne Warwick y pariente lejana de Aretha Franklin.

Una vida profesional luminosa que contrastaba con las sombras de su vida sentimental. Se casó el 18 de julio de 1992 con el cantante de rap, Bobby Brown, con quien tuvo una hija (Bobby Kristina) el 4 de marzo de 1993, y de quien se separó tras catorce años de convivencia, en el 2006, y se divorció un año después.

«Mi marido era mi droga», afirmó en septiembre del 2009 ante las cámaras de televisión tras confesar su calvario con las drogas y su anulación como persona durante su matrimonio con Brown.

Solo tenía 11 años cuando empezó a cantar gospel y espirituales negros en el coro que dirigía su madre en una iglesia baptista.

Hizo coros para artistas estadounidenses como Chaka Khan y Lou Rawls mientras trabajaba como modelo.

Sus fotos aparecieron en prestigiosas revistas de moda y consiguió el título a la Mejor Modelo Internacional de 1982.

Fue en 1983 cuando entró por todo lo alto en la industria discográfica: su primer disco, Whitney Houston, le dio 40 discos de oro y de platino y fue siete veces consecutivas número uno.

De este álbum se extrajeron sencillos como How will I know, You give good love o Saving all my love for you. Por este álbum consiguió el Grammy a la mejor vocalista pop femenina en 1986.

Su segundo LP, Whitney, incluía el tema I wanna dance with somebody con el que ganó, en 1988, el Grammy a la mejor vocalista femenina de pop (1987). Además, consiguió varios premios Emmy y el título de Artista del Año de la revista Billboard.

En diciembre de 1990 apareció su tercer álbum, I'm your baby tonight, cuya gira fue suspendida por la Guerra del Golfo.

Y en 1992 estrenó El guardaespaldas, de cuya banda sonora se vendieron más 23 millones de copias y el famoso I will always love you fue el single más vendido en todos los tiempos, número uno durante 14 semanas en la Billboard y en las listas de 26 países.

Recibió tres premios Grammy.

En 1993, Houston fue la protagonista de una nueva versión de la película Ha nacido una estrella.

My love is your love salió en 1998; en el año 2000 obtuvo otro Grammy a la mejor interpretación femenina de R&B, por It's not right but it's okay; y en el 2002 sacó su sexto disco de estudio, titulado Just Whitney, además de un doble álbum de sus grandes éxitos por los 15 años de su carrera.

En el 2002, tras meses de escándalos que eclipsaron el brillo de su carrera, Whitney se sinceró en televisión, en aquella ocasión junto a su marido. Reconoció su adicción a las drogas, que se sentía atraída por ellas y que confiaba en Dios para superar la tentación.

Lo hizo una semana antes de que saliera Just Whitney.

Fue reconocida con el primero de los premios Women's World Awards, por su carrera y por haber dejado su nombre impreso en la historia de la música.

En septiembre del 2009 publicó su séptimo disco de estudio, I look to you, y cuya gira mundial para presentarlo fue un desastre.

Houston había completado recientemente el rodaje de Sparkle, un filme del que se decía que podría devolverla al estrellato.

Sparkle se estrenará en los cines de Estados Unidos el 17 de agosto, según confirmó el estudio Sony Pictures.

Las últimas canciones grabadas por la artista aparecerán en ese filme. Una de ellas la canta frente a la cámara y la otra aparecerá durante los títulos de crédito, según la publicación Billboard.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Una voz única resquebrajada por la droga