La eterna promesa a los empresarios


Del polígono industrial de Porto do Son comenzó a hablarse en firme en el 2002 porque estaba incluido en el famoso Plan Galicia. Una década después continúa siendo una promesa incumplida.

¿Cuál fue el primer escollo?

En el terreno elegido inicialmente para la construcción del parque industrial sonense se encontraron diversos petroglifos, lo que obligó a modificar el proyecto inicialmente previsto por las Administraciones implicadas, así como a la búsqueda de otro emplazamiento en la zona de Cans, perteneciente a la parroquia de Nebra.

¿Por qué no se hizo en el nuevo emplazamiento?

Transcurrido un lustro desde la inclusión de la obra en el Plan Galicia, el bipartito de la Xunta lo anuló, lo que significaba que el proyecto quedaba en el aire.

¿Qué pasos se dieron?

Todos los grupos políticos representados en la corporación sonense se unieron para pelear ante la Xunta por la construcción del polígono industrial. Corría el año 2007 y la Consellería de Vivenda era responsabilidad del BNG, por lo que los nacionalistas sonenses hicieron fuerza para conseguir el parque.

¿Hay demanda de suelo empresarial?

Para justificar la necesidad de construir un polígono industrial en Porto do Son, el Concello encargó un estudio de viabilidad. En octubre del 2008, Vivenda se comprometió a iniciar las obras en el 2009. Sin embargo, el bipartito concluyó la legislatura sin que empezasen los trabajos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La eterna promesa a los empresarios