Rebajan de tres a dos años la condena de cárcel al autor de una tentativa de agresión sexual en un parque de Narón

Bea Abelairas
B. A. C. FERROL

NARÓN

Audiencia Provincial
Audiencia Provincial EDUARDO PEREZ

La reducción se produce por la aplicación de la ley del «solo sí es sí», aunque se mantienen las medidas de alejamiento

24 ene 2023 . Actualizado a las 22:19 h.

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acordado revisar la pena impuesta a un condenado por delitos sexuales en Ferrolterra en aplicación de la nueva ley sobre la materia, la conocida como «solo sí es sí». En este caso, se modifica la sentencia dictada el 9 de febrero de 2017 y el tribunal decreta que ha lugar a la revisión de la pena de tres años de prisión impuesta por un delito intentado de agresión sexual (la mínima legalmente posible en aquel momento) y le ha impuesto al condenado, en su lugar, dos años de cárcel, pues indica que esa es la pena inferior en grado en la actual redacción del artículo 179 del Código Penal.

La sentencia que se modifica considera probados los hechos sucedidos el 18 de julio de 2016 en un parque próximo a la zona de San Mateo de Narón (partido judicial de Ferrol). En ese lugar el acusado y la víctima se habían citado e iniciaron un paseo. Fue entonces cuando el acusado, «de forma sorpresiva, le tiró del bolso a la mujer, lo que provocó que esta se girase para recriminarle tal acción, momento en que el acusado, con ánimo libidinoso, la empujó, cayendo ella al suelo, desde donde le propinó una patada en la rodilla al acusado, logrando levantarse y empezar a correr, siendo alcanzada por el acusado, quien, guiado del mismo ánimo, la agarró por el hombro, tiró fuertemente de ella hacia atrás, la giró y la empujó de nuevo, haciendo que cayese al suelo». Fue entonces cuando intentó consumar la agresión sexual mientras le decía: «Si te estas quieta te gustará». El fallo considera probado que ocasionó a la mujer lesiones consistentes en contusión con hematomas en cara anterior y cara posterior en miembro superior izquierdo, de las que tardó ocho días en recuperarse y necesitó asistencia médica.

La sentencia recoge que el hombre no consumó la violación al conseguir huir la mujer tras «morderle en la cabeza y meterle los dedos en los ojos para defenderse». La pena se rebaja, pero se mantiene la prohibición de que el acusado se acerque o se comunique con la víctima, así como la inhabilitación especial para profesiones en contacto con menores.