Brigada antiincendios en As Somozas

La vigilancia, en la que participan 72 voluntarios, comenzó el día 18 y seguirá hasta mediados de noviembre, coordinada por la asociación de productores forestales


As Somozas

Los vecinos de As Somozas llevan una semana patrullando los montes y seguirán peinando el municipio al menos hasta mediados de noviembre para luchar contra el fuego. La asociación de productores de madera (Promaso) coordina los trabajos de la brigada antiincendios, que este año cuenta con 72 voluntarios, la mayoría socios del colectivo. «Algúns déronse de baixa, enfadados pola lei de incendios [en vigor desde abril de 2007, aunque la Xunta de Galicia ha empezado a aplicarla con rigor este año], pero tivemos máis xente interesada e algunha incorporación nova», explica la secretaria de Promaso, Diana Fernández.

Los propietarios forestales de As Somozas llevan más de dos décadas vigilando las plantaciones, pero «de maneira máis oficial», a través de la asociación, comenzaron en 2006. «Nós falamos cos socios e cos que non o son e queren participar e organizamos as quendas, facemos un cuadrante, aínda que é algo flexible. A cada un tócanlle dous días durante estes cinco meses», indica Fernández. El único objetivo, recalca, «é que o monte estea vixiado as vinte e catro horas».

Margarita Vilasuso Fernández tiene 50 años y lleva cuatro de voluntaria: «A miña experiencia é boa, estou contenta. Teño montes e convennos a todos que non haxa lume, aínda que non todo o mundo se apunta, claro». Suele acompañarla su hija, Sandra, y se turnan para conducir por todo el territorio. «Nunca vimos nada, vas alerta por se ves un coche raro e se desconfías tes que avisar. A noite faise un pouco longa, pero pásase ben, movéndote dun lado para outro. Levamos o bocadillo ou algo para picar», cuenta.

Oteando el territorio

Para las tareas de voluntariado no hay edad. José Pita Prada ha cumplido los 79 y se encuentra en plena forma. «Levo desde sempre, desde que se empezou con iso, porque é unha cousa boa na que debéramos participar todos, porque é polo ben de todos. A algún que non ía tratei de convencelo», señala. Antes solía salir a vigilar con otro vecino, pero ahora lo hace solo. «Vas polas zonas altas, porque se ve todo o contorno e se percibes algo xa avisas. Nunca vin nada, agás un día que non me tocaba, porque aínda non se empezara a temporada, pero estaba ardendo o monte... Foi pouca cousa», recuerda. Y aplaude la iniciativa de Promaso. «Se tes monte, como é o meu caso, non queres que che arda, nin a ti nin ao veciño».

Promaso pone a disposición de los vigilantes un todoterreno, aunque muchos prefieren utilizar su propio vehículo. La asociación les proporciona el material, comprado o donado por la oficina local de Abanca y el Distrito Forestal -al que notifican el cuadrante, igual que a la Guardia Civil y al Concello de As Somozas, que también colabora-. Disponen de prismáticos, guantes, chalecos, gorros o camisetas, además de matafuegos manuales.

Las reglas son claras. Si se observa fuego o humo, en As Somozas o alrededores, hay que avisar al 085. Diana Fernández incide en que «o principal é previr os incendios», sin olvidar que «é unha labor comunitaria, que fai que se xunten os veciños». Como beneficio añadido, refuerza la seguridad. «Se ves algo raro, avisas e podes evitar un roubo».

Monfero busca personal para completar todos los turnos hasta el mes de septiembre

Los trabajos de control de los montes para evitar los fuegos también han comenzado esta semana en Monfero y Vilarmaior. El colectivo Fomento Forestal promueve esta iniciativa desde hace ocho años, del 15 de junio al 15 de septiembre. Pero este año aún no ha logrado completar la lista de voluntarios para cubrir todos los turnos, por lo que lanza un llamamiento a los vecinos y propietarios para que se apunten.

El presidente de la entidad, José Francisco Ares, insiste en que «a ningún produtor forestal lle interesa o lume, menos neste momento, co campo moi deprimido, a gandaría pasándoo fatal... O sector forestal é case a única fonte de recursos que nos queda, os investimentos grandes que se fan no rural ou veñen da madeira ou dos préstamos bancarios».

Municipio de alto riesgo

El responsable de Fomento Forestal, que agrupa a unos 700 propietarios, insiste en reclamar a la Consellería de Medio Rural que restablezca la base permanente del helicóptero y la brigada de incendios, en Queixeiro. «Dinnos que o helicóptero ten unha capacidade de reacción moi rápida, para calquera punto de Galicia. Pero os veciños din que, se Monfero segue sendo ‘municipio de alto risco de incendios’, polo menos que manteñan as medidas que introduciron cando se declarou como tal», apunta Ares. Y es que, esgrime, «isto repercute nos propietarios, que teñen que limpar unha franxa de seguridade de máis metros que nos concellos non declarados de alto risco».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Brigada antiincendios en As Somozas