El carbón ya lo hizo bien


El planeta está carbonizado, quién lo descarbonizará, el descarbonizador que lo descarbonice buen descarbonizador será. ¡Menudo trabalenguas! Podría servir como la principal conclusión de la cumbre que sobre el cambio climático se está celebrando en Madrid. Los científicos la firmarían, estoy seguro. La necesidad de descarbonizar el planeta y reducir drásticamente la emisión de gases que producen el efecto invernadero ya ha dejado de ser una opinión. Los hombres nos hemos beneficiado -y mucho- de los avances tecnológicos y científicos producidos a partir de las llamadas revoluciones industriales. Especialmente la primera, con el invento de la máquina de vapor generado por la combustión de carbón. Se pudieron construir grandes barcos y ferrocarriles que transportaron mercancías y personas. Fábricas de todo tipo: textiles, químicas, alimentarias, se movían con máquinas de vapor quemando carbón. Más adelante se consiguieron avances gracias a la quema de petróleo y gas. La electricidad y el automóvil tuvieron un desarrollo drástico a partir de la segunda guerra mundial. Y así hasta hoy. El IPCC, siglas en inglés del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, ha dicho que hasta aquí llegó este modelo. La atmósfera, los bosques y los océanos están seriamente comprometidos por la enorme cantidad de dióxido de carbono (CO2), óxido nitroso (N2O) y metano (CH4) que generamos los humanos. Y, conviene recordarlo, el IPCC es la comunidad científica internacional. No expresa opiniones políticas ni elucubraciones, ni trabaja con ideas preconcebidas ni creencias. Recoge datos, resultados de investigaciones científicas, mediciones, observaciones contrastadas de forma rigurosa por diferentes universidades e institutos de todo el mundo. El IPCC, organismo de la ONU presidido por Hoesung Lee, emite periódicamente información científica, técnica y socioeconómica relevante sobre el cambio climático, así como sus potenciales impactos y las diferentes opciones posibles para su mitigación. Informes precisos y transparentes, que se pueden consultar en su página web. No hay lugar para bromas. Aunque claro, cuando hablamos de actividad humana siempre encontramos individuos a los que sí se les traba la lengua. Uno de los más recientes ha sido el señor Espinosa de los Monteros, político que ahora milita en Vox. Este hombre se hizo portavoz de las creencias supersticiosas de tipos como Trump o Bolsonaro, al más puro estilo creacionista y absolutista, y se personó en la cumbre madrileña negando lo que miles de informes científicos ya validaron. No sólo niega el cambio climático causado por el hombre; niega la ciencia y añora la vuelta al silencio y la superstición.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El carbón ya lo hizo bien