Estado de bienestar


Este Gobierno de España, socialdemócrata para más señas, ha subido el salario mínimo de los trabajadores, que estaba en 735,90 euros, a 900 euros. Iguala el sueldo a mujeres y hombres por el mismo trabajo y mejora las pensiones. Con ello se van acercando las desigualdades sociales y, lo que es más importante, favorece especialmente a los grupos más marginados de la sociedad, en límites dramáticos de exclusión social. Frecuentemente la peor situación la vemos en nuestras calles, con gente durmiendo en portales, pidiendo limosna o viviendo de Cáritas o de la Cocina Económica. Mientras haya uno o una en esas condiciones hay que decirlo y recordárselo a los que distribuyen groseramente empleos con sueldos de miseria, obligando a los trabajadores a hacer una burrada de horas extra gratis o casos como la empresa Poligal, que después de haberse forrado con dinero público -ahora que no hay forramiento- con furia irracional, echan a los trabajadores a la calle.

Ferrol, que siempre ha sido tierra de promisión del Estado, necesita de un sector público fuerte, sometido a procesos de modernización y dignificación de su gente para cubrir sus exigencias sociales. Hay que darle la vuelta al presente como si fuese un calcetín. A la vista de las últimas decisiones gubernamentales, pensemos que nos corresponde el pedazo de Estado del bienestar al que las políticas conservadoras han dado un puntapié. Solo les preocupó aumentar los márgenes de beneficios de los grandes grupos económicos y los resultados ahí están: este país tiene más pobres sin techo que nunca.

El Estado de bienestar es una gran conquista histórica que pusieron en marcha los gobiernos de Felipe González, partiendo de los principios de fraternidad y solidaridad. Con la llegada del actual Gobierno socialdemócrata, este país, que se movía con la lógica del árbol en verano, comienza a acelerarse, y en corto espacio de tiempo está volviendo la esperanza, recuperando las tareas prioritarias que afectan a las personas, defendiendo y poniendo por delante políticas redistributivas y de protección social. Esperamos y deseamos que este grupo progresista que nos gobierna siga ahora gravando a buril, esa acción política y administrativa cuya meta es el Estado del bienestar para todos. Se me olvida decir que la producción de Poligal tiene futuro, que sus instalaciones son de primera, pero sus gestores se sienten más a gusto aguantando desde hace tiempo la fábrica en coma. Espero que autoridades y sindicatos hagan su trabajo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Estado de bienestar