Ostras de O Barqueiro para el mundo

ANA F. CUBA O BARQUEIRO / LA VOZ

FERROL

JOSE PARDO

El molusco que durante décadas se desechó en la ría por su carácter invasivo se ha convertido en la principal fuente de ingresos de las mariscadoras de la localidad

10 sep 2017 . Actualizado a las 09:10 h.

«Hai máis de corenta anos que hai ostras na ría do Barqueiro», cuenta Maribel Rodríguez, mariscadora jubilada. «Fixeran uns viveiros cerca das Ribeiras, non lles deberon atender, fíxose brava e foise esparexendo [...]. Para nós era un problema, tiñámola que limpar porque arrasaba con todo, a ameixa, o mexillón... Pedímoslle á Xunta que nos axudara, mandounos uns contedores e traballamos como negras, sen cobrar un patacón, para quitalas», recuerda. Hay otras versiones del origen casi legendario de la ostra rizada, Crassostrea gigas, en la ría, que apuntan a una gamberrada de furtivos ocasionales.

El molusco que durante décadas se desechó por su carácter invasivo y porque dañaba el banco de almeja se ha convertido en la principal fuente de ingresos de las mariscadoras de la cofradía de O Barqueiro (la coquina lleva años desaparecida). «Debemos llevar vendiéndolas unos diez anos, pero antes era muy grande porque llevaba mucho tiempo sin recolectar y no valía para comercializar, porque la mayoría de los compradores las quieren como mucho hasta los 200 gramos. Y ahora es lo que más trabajamos [la poca almeja que tenemos la reservamos para antes de Navidad] y a lo largo de todo el año», explica Cristina Trasancos, presidenta de la agrupación de recolectoras de la localidad.

Una tonelada a la semana

Desde hace unos meses, de O Barqueiro salen alrededor de mil kilos semanales de ostra rizada con destino a Mares de Galicia, S. A., en Marín, previo paso por la depuradora de la empresa en Hío (Cangas). «La vendemos a Makro España [un mayorista alemán] envasada en cajas de madera de un kilo [con entre ocho y diez piezas como máximo] y ellos la distribuyen por toda España», relata Sefi Montes, responsable de esta firma familiar.