Finge, que me lo creo


Finge, que me lo creo. Dime lo que quieras, que te voy a dar la razón. Mientras Bárcenas sale de la cárcel largando chascarrillos, tan peinado él y con perfil amenazante -barbas a remojar por doquier- dame una EPA con la que pueda entretenerme. Finge que baja el paro que también me lo voy a creer.

La práctica totalidad de la que gente que conozco que no tiene trabajo aún no lo ha encontrado. Los que viven con miedo de perder el empleo están cada vez más asustados. Pero sácame una buena estadística oficial para girar la tortilla que, yo, la voy a dar por magnífica. Calma, que todo va sobre ruedas.

Finge, en fin, que te aplaudiré. Repíteme hasta la saciedad que se está mejor tirado en una camilla en Urgencias durante más de un día que una habitación de hospital. Sigue insistiendo, que a base de cansar se logra el éxito. Háblame de las bonanzas de tener una planta de un hospital equipada, lista para funcionar y cerrada. ¿El que guarda siempre tiene?

Y ponme unas buenas urnas a pie de calle, también, para que pueda votar. Podemos votar en espacios públicos. Podemos fingir que el grano que le ha salido a Pablo Iglesias en Ferrol es para bien. Podemos.

Finge, que yo me lo voy a creer. Cuéntame que todo va viento en popa hasta que me olvide del paro, la sanidad, los recortes en la educación, de que los servicios sociales no dan abasto, de que hay familias con la pobreza dentro de casa o mordiendo ya su puerta. Cuéntame otra. Que yo me lo voy a creer... O no.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Finge, que me lo creo