Magalofes va sobre ruedas


Es el título simbólico que ayer se llevaron en Fene los pilotos Pablo López y Adrián Varela, vecinos de Ares y Narón, respectivamente, y también integrantes de la escudería Scratch Fene. Pero el de ayer no fue un premio por su pericia al volante, sino por su rapidez con el gato y la llave. Así es. La parroquia de Magalofes acogió el campeonato mundial de cambio de ruedas, que a pesar de que pueda parecer extraño que exista una disciplina similar, podemos dar fe de que es todo un arte. De hecho, los dos vencedores terminaron su prueba en sólo un minuto y cuarenta y cinco segundos. Que vamos, que ya le gustaría a más de uno tener a Pablo o a Adrián al lado para solucionar un pinchazo en carretera en lugar de llamar a la grúa. Tan animado estuvo ayer el cotarro en torno a esta prueba que la organización piensa ya en solicitar el próximo año que se pueda inscribir el tiempo resultante en el registro Guinness de los récords. Al menos, así lo explicaba ayer el número dos de la escudería, Edgar Vigo.

Pero la jornada de ayer en Magalofes dio para mucho más que lo arriba reseñado. Se trataba de celebrar la segunda macrofiesta del motor de la escudería fenesa que preside Manuel Vigo. Desde las ocho de la mañana y con la previsión de acabar en torno a las cinco de la madrugada de hoy, la organización dio rienda suelta a su imaginación con competiciones de carretillas y carreras de sacos que provocaron, sobre todo, mucha risa y diversión al numeroso público asistente. Y no digamos a los participantes. El sarao empezó a moverse con una ruta matutina de vehículos clásicos en la que una quincena de coches antiguos recorrieron Fene durante una hora y media. Proyecciones de vídeo, rallies virtuales y un sinfín de actividades pusieron el relleno a la cita. Y para matar la gusa, mejillonada popular.

Con la caída del día, el ruido de motores y carretillas se convirtió en la de los equipos de sonido. Fiesta, música, sorteos, más vídeos... y una zona de acampada para pasar la noche. Incluso se esperaba elegir a la Miss y al Míster Slalom del 2007 hacia la medianoche así que, con su permiso, mañana les cuento. Ah, sí. Quien organizó todo este tinglado son Pablo, Borja, Lidia, otra Lidia, Fátima, Caldevilla, José, Vicente, Suso, Natalia, Patricia, Edgar, Alex y Pablera.

Y no nos vamos a ir a acabar la noche a Magalofes sin antes contarles lo que sucedió en la mañana de ayer en la villa aresana de Redes. La Agrupación Instructiva Caamouco homenajeó a una de las vecinas más queridas allí, María del Carmen Calvo Ares. Y es que esta mujer tuvo su tiempo para hacerse querer en la villa ya que el pasado 28 de septiembre cumplió todo un siglo de vida. Pero el homenaje de los de Caamouco no se debe sólo a haberse convertido en una saludable centenaria, sino también porque, como explicaba desde la agrupación Ernesto López, fue una de las niñas que en el año 1913 estrenaron la escuela recién construida por una sociedad local de emigrantes en La Habana (la misma que ahora se conoce como Asociación Instructiva Caamouco). «Noventa e moitos anos» era la respuesta que ayer daba María del Carmen a la comitiva que le llevó el ramo de flores y una placa conmemorativa de bronce cuando se le preguntaba por su edad. Sus dos hijas, Tucha y Carmucha, algunos nietos e incluso bisnietos no se quisieron perder este momento entre los integrantes de la directiva de la entidad local. «Siempre fue de carácter muy amable y se le estima mucho en Redes», decía estos últimos en presencia del alcalde de Ares, el socialista Julio Iglesias. Y es que durante muchos años, María del Carmen fue la panadera del pueblo, y también la que hacía aquellas bollas azucaradas para el patrón local del San Vicente. ¡Qué gratos recuerdos guardan sus vecinos!

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Magalofes va sobre ruedas