¿Te apuntas a la masoterapia?

El Balneario de Caldas de Partovia es un paraíso mundano donde la paz del entorno reposa en cada rincón y recoge la calma de una energía histórica que parte de la época de los romanos y sirvió de enclave de meditación para algunos monjes en la Edad Media

.

Los masajes pueden tener cualidades terapéuticas más allá de la relajación. Esto es un mantra para profesionales como Ángeles Filgueira -del Balneario Caldas de Partovia- que pone en práctica todos los días con sus clientes. Los masajes pueden tener cualidades terapéuticas más allá de la relajación. Esto es un mantra para profesionales como Ángeles Filgueira -del Balneario Caldas de Partovia- que pone en práctica todos los días con sus clientes. El mundo de los masajes ofrece un abanico de posibilidades dependiendo de la edad y las necesidades de cada paciente. Y es que un masaje de relajación oculta múltiples beneficios, entre los que se encuentra la activación de la circulación sanguínea favoreciendo el funcionamiento de los órganos internos, la eliminación de las células muertas de la piel o la liberación de histamina y acetilcolina, sustancias que influyen en efectos de relajación, bienestar y disminución del dolor.

Filgueira, que ha trabajado dentro de la élite deportiva americana, pone en práctica los conocimientos adquiridos en los masajes que oferta en el balneario. Si los clientes escogen esta modalidad pueden sentir un alivio inmediato de las molestias musculares que puedan padecer, ya que se trabajan en profundidad las fibras que componen los músculos. También se consigue aliviar los dolores provocados por posturas antinaturales prolongadas o movimientos bruscos que generan dolor agudo, recuperando el cuerpo mediante el masaje su elasticidad y tono normal. Se trata de una técnica con la que aumenta considerablemente el rendimiento de la musculatura y sirve para evitar lesiones -tan temidas por los que se dedican profesionalmente al deporte-. Los beneficios se multiplican si se combinan con otras modalidades de masajes, como los que se realizan con ventosas. En este caso, se estimula el cuerpo extrayendo el aire de las ventosas y manipulándolas, con el fin de eliminar toxinas de la sangre y la linfa.

LIBERAR TENSIONES

Otra oferta de este espacio dedicado al cuidado del cuerpo es el masaje craneofacial -indicado especialmente para personas con jaquecas, migrañas o problemas de tensión en la zona del cuello y maxilar-. Activa el riego sanguíneo cerebral, aumenta el aporte de oxígeno a los tejidos y favorece el funcionamiento de los sentidos auditivo y visual. Con esta técnica se liberan las tensiones mandibulares y se puede recuperar la apertura bucal, evitando el desgaste prematuro de dientes y muelas de pacientes con bruxismo. Todos estos beneficios repercuten en la mejora de las cefaleas, los mareos y los vértigos de aquellas personas que acumulan tensión en la zona maxilar y cervical.

REDUCIR CELULITIS

Aquellos que quieren obtener resultados más superficiales tienen la opción de someterse a un masaje anticelulítico, que actúa sobre el tejido conjuntivo y ayuda a mejorar la irrigación y el drenaje linfático y venoso que produce la acumulación subcutánea de grasa en ciertas partes del cuerpo. Se aporta calor en la zona a tratar y con ellos se reduce la inflamación de los tejidos adiposos facilitando, por otro lado, la penetración de los productos cosméticos que se emplean durante el tratamiento.

La reflexología es otra de las áreas en las que Ángeles Filgueira se maneja con soltura. Esta técnica, consistente en estimular determinados puntos sobre los pies, sirve para proyectar por acción refleja un efecto beneficioso en órganos situados por todo el cuerpo. Con la digitopuntura -opresión en puntos concretos- se consigue aliviar numerosas molestias de espalda, cervicales, estreñimiento, dolores menstruales o problemas de asma, entre otros.

Y para el correcto desarrollo de los más pequeños siempre queda la opción de los masajes infantiles, que relajan y tonifican los músculos ayudando a su correcto desarrollo. Los masajes para los más pequeños activan la circulación sanguínea por lo que aumentan el aporte de oxígeno a los tejidos y favorecen el funcionamiento de los órganos internos. También son buenos para mejorar las digestiones, ayudando a calmar los cólicos y facilitando el tránsito intestinal. También estimulan el buen funcionamiento del sistema inmunológico y ayudan a fomentar el conocimiento de su cuerpo.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Te apuntas a la masoterapia?