Kardashian: el clan-espectáculo

Viven del espectáculo, tanto que han convertido su propia vida en un circo mediático. El último episodio ha sido el cambio de sexo del patriarca de la famila, campeón olímpico de decatlón: «llamadme caitlyn»


Primero fue Brangelina, el término creado para referirse a la pareja más guapa y famosa del planeta: Brad Pitt y Angelina Jolie. Pero pronto les han salido competidores, que escalaron pisando fuerte: el rapero Kanye West y la celebrity Kim Kardashian, una estrella de las redes sociales a quien no se le conoce otro oficio más destacado que sacar partido a sus curvas, excesivas, para algunos, sobre todo en la parte trasera. Los medios de comunicación ya han bautizado el fenómeno como Kimye, y lo cierto es que todo lo que tocan lo convierten en oro. Han vendido su boda, embarazo y demás acontecimientos familiares por cantidades multimillonarias y tienen en Internet miles de seguidores dispuestos siempre a aplaudir sus iniciativas.

Su vida es un espectáculo de circo, dirigida, aseguran, por el cerebro del rapero, compositor y productor, que toma desde las decisiones grandes hasta las pequeñas, como la ropa que su mujer debe ponerse en las diferentes situaciones. La montó por todo lo alto cuando le pidió la mano en el estadio de San Francisco, que alquiló para la ocasión, con orquesta incluida, para trasladar su mensaje a su amada a través de los marcadores luminosos.

Kim Kardashian, que ejerce de princesa mediática, se crio como tal en Los Ángeles y comenzó a darse a conocer como asistente personal de Paris Hilton. Después, ella y su familia protagonizaron el reality televisivo más famoso de América, Keeping Up with the Kardashians, en el que se exhibieron sin pudor y sacaron partido a sus intimidades.

La última vuelta de tuerca de este espectáculo sin fin es el cambio de sexo del padre de Kim, el campeón olímpico de decatlón, Bruce Jenner, que esta misma semana, se presentó como mujer en la portada de la revista estadounidense Vanity Fair, cosechando un inmediato apoyo en las redes sociales, que lo han elevado en minutos a la categoría de héroe. «Llámenme Caitlyn», insta el televisivo Jenner en la cubierta de la publicación, que fue revelada en la tarde del lunes junto con extractos de una entrevista que se publicará íntegramente el martes. Y las reacciones no se hicieron esperar: apenas unas horas después, su nueva cuenta de Twitter suma hoy 1,9 millones de seguidores. «Me siento tan feliz de estar viviendo mi verdad después de una lucha tan larga», escribió a sus fans. «Bienvenida al mundo, Caitlyn». Poco después, agradecía el apoyo con otro post en el que se preguntaba: «¿Otro récord mundial para Jenner, y a los 65? ¡Quién lo habría imaginado! Abrumada y honrada por haber alcanzado un millón de seguidores en cuatro horas».

Caitlyn, tras su proceso de cambio de sexo, confesó que sufrió un ataque de pánico cuando, tras diez horas en el quirófano, en marzo vio por primera vez su nuevo rostro. «¿Qué me he hecho?», pensó entonces. Su hija, mientras tanto, tuiteaba: «Sé feliz, orgulloso de ti mismo y vive tu vida a tu manera». Lady Gaga le daba las gracias «por ser una parte de nuestras vidas y utilizar tu estado para cambiar la forma de pensar de la gente», y hasta Obama, aseguran, le llegó a felicitar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Kardashian: el clan-espectáculo