El Gobierno presiona a sus socios deslizando que irá a elecciones si no logra aprobar los Presupuestos

Sánchez descarta prorrogar las cuentas que le dejó Rajoy

.

Redacción / la voz

Oficialmente, el discurso es que habrá Presupuestos y que el Gobierno agotará la legislatura. Pero, entre líneas, los socialistas dejan entrever que si no logran sacar adelante su proyecto presupuestario para el próximo año no les quedará otro remedio que adelantar los comicios. «Estos no son mis Presupuestos», dijo ayer Pedro Sánchez en la cadena Ser, en alusión a las cuentas públicas aprobadas en mayo, unos días antes de la moción de censura que puso fin al Gobierno de Rajoy. El presidente aseguró que no se plantea gobernar con la prórroga de los Presupuestos, por lo que, en consecuencia, dijo, el Ejecutivo «solo tiene una opción», conseguir que las Cortes aprueben su proyecto. Pero la cosa no está nada clara. Para ello necesita el apoyo de todos los que le dieron su voto en la moción de censura, sin que falle nadie. Y ya se ha visto que, a la primera de cambio, en cuanto ha hablado de subir el IRPF, el PDECat ya se ha opuesto. Sin necesidad de entrar en más honduras, como las exigencias de los partidos secesionistas relacionadas con la crisis en Cataluña, en las que aún no se ha entrado a fondo. Y que, además, pueden variar en función de cómo evolucione la situación en la comunidad en los dos meses que ahora arrancan, en los que los independentistas pretenden aprovechar el aniversario de todos los acontecimientos relacionados con el 1-O para dar otra vuelta de tuerca a la presión sobre el desafío secesionista.

El secretario de organización socialista y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, replicó la doctrina oficial de que el Gobierno no contempla otro escenario que el de la aprobación de los Presupuestos. No obstante, dejó una puerta abierta a la convocatoria adelantada de elecciones: «Nuestra vocación no es permanecer en el poder por el poder; esa es la gran diferencia con la derecha», dijo el dirigente socialista en rueda de prensa tras la primera reunión de la ejecutiva del partido del nuevo curso político.

Sánchez confirmó ayer que trabaja con la idea de presentar el proyecto de Presupuestos en el Congreso en el mes de noviembre para que entre en vigor a finales del primer trimestre del próximo año, justo en la antesala de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. La idea del Gobierno es dar tiempo a que pueda ser aprobada la proposición de ley para evitar que el Senado vete la nueva senda de déficit. El calendario es uno más de los aspectos que de momento separa a los socialistas y a Unidos Podemos, que pretende agilizar el proceso al máximo y que presiona al Gobierno para que eleve el techo de gasto previsto, que superaba en un 4,4 % el límite fijado para este año. Hacienda ha aceptado negociar un incremento de la cifra que presentó el pasado mes de julio, y que fue rechazada por el Congreso. El problema es que para ello es necesario elevar la recaudación fiscal, y aquí es donde surgen las diferencias. Al menos de momento.

El Gobierno ya ha descartado el impuesto a la banca que reclama Unidos Podemos. Sí acepta una tasa sobre las transacciones financieras, pero le parece insuficiente al partido de Iglesias para atender a todas las mejoras sociales que pretenden implementar. «Si no quieren un impuesto a la banca, tendrán que explicar qué otro privilegio fiscal se puede eliminar para sufragar medidas sociales; en eso vamos a ser inflexibles», advirtió ayer Pablo Echenique, quien precisó que su partido reclama medidas sociales como eliminar el copago farmacéutico para pensionistas, reforzar la ley de dependencia, reformas para bajar el precio de la luz así como para frenar los precios abusivos de los alquileres.

Pero incluso aunque logre llegar a un acuerdo con Unidos Podemos, al Gobierno le falta lo más difícil: recabar el apoyo de los independentistas catalanes, que a cada oportunidad que se les presenta ponen como precio la liberación de los políticos presos y un compromiso para convocar un referendo de autodeterminación.

Subida del IRPF a quien gane más de 140.000 euros

Pablo Iglesias, que volvió ayer a la actividad política en primera línea dos meses después de ser padre, aseguró en Telecinco que han llegado a un principio de acuerdo con el Gobierno para incrementar el IRPF a los contribuyentes con ingresos superiores a 140.000 euros anuales. Iglesias dijo también que está dispuesto a cogobernar con el PSOE y que no cree que haya un adelanto electoral, pero que si lo hay saldrán a ganar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Gobierno presiona a sus socios deslizando que irá a elecciones si no logra aprobar los Presupuestos