La pelea Junqueras-Puigdemont ya es personal

El exvicepresidente afea la huida del expresidente al decir que «No me escondo nunca de lo que hago», una pugna que ERC y JxCat replicaron en TV3 en el último debate de la campaña


La Voz en Barcelona

Tercer y último debate entre representantes de los partidos catalanes para las elecciones del jueves antes de que cierre este martes la campaña. El escenario, la cadena pública TV3, y de moderador, su director, el valenciano Vicent Sanchis, para algunos un periodista que no oculta su connivencia con el independentismo. Al plató le dieron vida, por veces un tanto áspera, Jordi Turull (Junts per Catalunya), Marta Rovira (ERC), Inés Arrimadas (C’s), Miquel Iceta (PSC), Xavier Domènech (Catalunya en Comú Podem), Xavier García Albiol (PP) y Carles Riera (CUP).

Los dos primeros volvieron este lunes a destapar sus disputas internas ya antes del debate. El equipo de campaña de JxCat pretendía que fuera el expresidente Carles Puigdemont quien participase a través de videoconferencia desde Bruselas. La cadena pública no se opuso, pero sí ERC. A esta contienda hay que añadir el dardo que desde su celda envió Oriol Junqueras a su antiguo socio. «Yo estoy aquí porque no me escondo nunca de lo que hago y porque soy consecuente con mis actos, decisiones, pensamientos y voluntad», dijo en la RAC1. «Hemos demostrado que damos la cara», insistió.

Puigdemont se dio por aludido y desde Bruselas respondió que Junqueras «sigue siendo el vicepresidente de la Generalitat».

La gresca se trasladó al plató, donde ante las cámaras Turull insistió una y otra vez en que las elecciones del jueves son para «restituir al Gobierno» y que «esto va de democracia y de dignidad». «No renunciaremos al mandato del 1-O y del 27 de septiembre porque la vía unilateral es la del 155», dijo. Daba igual si se hablaba de Europa o del catalán en la escuela. Pero su mensaje no se lo compró ni su antiguo socio de Gobierno. La representante de ERC Marta Rovira, más suelta en esta ocasión que en anteriores veces ante los focos, y con camiseta y lazo amarillo (tono que han elegido para reclamar la libertad de los encarcelados por el procés), ignoró el señuelo. Fue Inés Arrimadas la que le soltó «ni Junqueras asume que Puigdemont debiera ser presidente, estas elecciones son para elegir a un presidente no para restituir». Antes, Iceta ya le había dicho con tono muy serio: «No acepto ese planteamiento de restitución porque, es más, el Consejo de Garantías Estatutarias ha dicho que sí vale el 155 para convocar elecciones». «Se equivocan quienes piensan que estas elecciones son para restituir a Puigdemont; las cosas no han ido bien y nos tenemos que poner de acuerdo en este diagnóstico si no no nos podremos poner de acuerdo en nada». También Domènech, aunque recordó que los comunes recurrieron la aplicación del artículo 155, le dijo muy claro a Turull: «Salir de aquí no es restaurar a Puigdemont, porque ustedes no lo han hecho bien».

«La burbuja de la república»

Únicamente Riera permitió que respirara un rato Turull cuando afirmó que la CUP busca «restituir la república para servicio de la gente». Albiol les echó en cara que pese a que en las elecciones del 2015 la mayoría no apoyaron la independencia, aun así siguen adelante con esa pretensión.

Aparte del monotema, el repaso a la actuación del Gobierno destituido le cayó a Rovira. Albiol la machacó diciéndole reiteradamente que le apuntase una sola medida positiva del procés que haya afectado para bien a los catalanes, le recordó las listas de espera hospitalarias, los parados y..., cuando ella todavía no había argumentado su respuesta, ya la candidata de Ciudadanos interrumpió para decirle que «viven en la burbuja de la república».

Rovira también salió mal parada cuando tuvo que exponer si defiende una Unión Europea sin fronteras entre los Estados que le lanzó desde Federalistes de Esquerra su presidente, Joan Botella. Balbuceó: «Defendemos una república catalana dentro de la UE, tenemos gran tradición europea, somos europeístas, [pero...] no nos gusta una Europa que solo condena determinadas represiones, como las de Túnez».

También Arrimadas tuvo un pequeño resbalón cuando desde el sindicato USTEC-STES le preguntaron si defiende que se exija el deber de conocer el catalán a los profesores de la escuela pública. Iceta le echó un capote al afirmar claramente que sí, y aclarar que otra cosa es la inmersión. Doménech se sumó de inmediato a sus palabras.

Ciudadanos asume que es muy difícil que gobierne Arrimadas aunque gane las elecciones

Mientras este lunes Inés Arrimadas dirigía sus ataques al PSC -«muchos socialistas no entienden que el PSC vete a C’s y pida indultar a Junqueras»- ,el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, reconocía que será «difícil» que la candidata de su partido a la Generalitat pueda formar Gobierno aun en el caso de que el jueves gane las elecciones. La razón, según Rivera, es que PP y PSOE intentarán que no gobierne.

Rivera dejó a un lado los reparos contra los independentistas y se centró en los contrincantes constitucionalistas que son los más directos competidores de su formación. Miquel Iceta tratará de hacer «tripartitos», mientras que Podemos está intentando cualquier cosa que sea liquidar la Constitución y el PP ya ha dicho entre bambalinas que prefiere a Iceta antes que a Arrimadas, aseguró en relación con unas palabras salidas de la dirección nacional del PP en las que admiten que ven mucho más probable una futura Generalitat presidida por el candidato del PSC que por la líder de Ciudadanos, pese a que las encuestas le conceden a esta un resultado muy superior al del cabeza de lista del PSC.

El balón de oxígeno de los populares le llega a Iceta en la recta final de la campaña, pues el PP reconoce en esas declaraciones que Arrimadas provoca más rechazo que el socialista en Catalunya en Comú-Podem, la formación que puede tener la llave de la gobernabilidad, aunque sea la quinta fuerza parlamentaria. Con estas premisas, ante la dicotomía de que gobiernen los independentistas o Iceta, consideran en el PP que a C’s no le quedará más remedio que aceptar al socialista como presidente.

Prisiones sancionará al exvicepresidente catalán y a Sànchez

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el que fue líder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, se juegan una sanción por haber participado de manera virtual en la campaña de las elecciones del jueves. Instituciones Penitenciarias ha abierto a ambos un expediente que será resuelto en los próximos días, tras oír sus alegaciones.

La penalización puede consistir en la restricción de actividades o de horas de salida al patio de la cárcel -Estremera, en el caso de Junqueras, y Soto del Real, en el de Sànchez- y sería consecuencia de haber aprovechado, supuestamente, las comunicaciones con sus familiares o sus abogados, permitidas por el reglamento interno, para lanzar mensajes políticos.

El líder de Esquerra, que compite contra Carles Puigdemont por ser el próximo presidente secesionista, fue protagonista de un acto de su partido el pasado sábado con un audio en el que se proclamó «el mejor preparado» para gobernar Cataluña. Además, ayer la emisora RAC1 emitió una breve entrevista en la que cargó sutilmente contra el expresidente de la Generalitat, huido de la justicia y refugiado en Bélgica.

Sànchez, que forma parte de la candidatura de Puigdemont, también grabó un mensaje empleado en el mitin central que Junts per Catalunya celebró el viernes en Barcelona. En la formación denunciaron que. en represalia, se le registró en busca de un móvil («que no tiene», alegan) y se le cambió de módulo.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, confirmó ayer que Instituciones Penitenciarias «resolverá conforme a derecho» sobre ambos presos. En el 2012, Arnaldo Otegi fue castigado con doce días de aislamiento en celda por una falta muy grave y tres días de privación de paseo por una infracción leve después de participar en un mitin de EH Bildu con un mensaje grabado desde la cárcel de Logroño.

La fiscalía aprecia riesgos de reiteración delictiva

La Fiscalía ante el Tribunal Supremo pedirá este lunes que se mantenga la prisión preventiva para el exvicepresident de la Generalitat Oriol Junqueras con el argumento de que existe riesgo de reiteración delictiva, por lo que no debe aceptarse su recurso pidiendo salir en libertad. En su recurso, Junqueras afirmaba que apuesta por escenarios de diálogo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La pelea Junqueras-Puigdemont ya es personal