Los independentistas planeaban reinstaurar la mili

Un informe encargado por ERC contemplaba la posibilidad de que, tras la independencia, se desatase un conflicto armado. Para aliviar el coste de llegar a 22.000 soldados, se aconsejaba un servicio militar obligatorio

.

Es, sin duda, una de las medidas más sorprendentes, y que más polvareda va a levantar, de entre todos los proyectos previstos por el extinto Govern para defender a una supuesta república catalana independiente. La Guardia Civil, dentro de la investigación iniciada dentro del Departamento de Economía de la Generalitat sobre la creación ilegal de estructuras de Estado, ha incautado un informe encargado por ERC en el que se aconsejaba reinstaurar un servicio militar obligatorio, es decir, la mili, a pesar de la imagen negativa que «tiene entre los catalanes debido a la asociación mental que se hace con el ejército español».

.El informe fue elaborado por asesores de ERC bajo la coordinación del eurodiputado Jordi Solé
El informe fue elaborado por asesores de ERC bajo la coordinación del eurodiputado Jordi Solé

El estudio La Seguridad en la República Catalana, primeros planteamientos, revelado por el diario El Mundo, fue  elaborado por un grupo de asesores de Esquerra Republicana bajo la coordinación del eurodiputado Jordi Solé y dirigido a Oriol Junqueras. Según sus creadores, la mili sería necesaria debido a que tras la declaración de independencia, de la que ayer ya renegaron los principales líderes del «procés», el Estado respondería con contundencia y se podría llegar, incluso, a un conflicto armado. Un escenario que justifica, según ellos, recuperar un servicio tan impopular. 

El estudio, que equipara a Cataluña con países como Austria o Dinamarca, apunta que en ellos el ratio es de 250 soldados por cada 100.000 habitantes, lo que supondría que en una supuesta república catalana independiente harían falta entre 18.000 y 22.000 soldados, como aclara el periódico madrileño. Una cifra abultada, y costosa, que se podría aliviar si se retoma la mili. 

El informe concluye, en cualquier caso, que no es viable el modelo de países sin ejército, como Costa Rica, debido a la dependencia externa y a su propia seguridad.  

Del «procés» al «retrocés» independentista

Sara Carreira
.

ERC reconoce que no estaban preparados y Puigdemont, que se enfrentará a Junqueras al frente de la lista Junts per Catalunya, dice que hay otras formas de relacionarse con España

Lo que este fin de semana se venía anunciando el lunes se convirtió en escenificación: los secesionistas abandonan la idea de una independencia a cualquier precio. Estos días se viven los primeros pasos de un procés inverso, de tal forma que en unas semanas parecerá normal oírles decir que tampoco la independencia es demasiado importante en este momento, que lo que cuenta es ir dando pasos hacia ella para, en el futuro, conseguirla. Si el domingo era una de las exconsejeras fugadas, Clara Ponsatí, la que retrocedía -«no estábamos preparados para dar continuidad política la 1-O», fue la frase elegida-, el lunes se publicaban unas declaraciones de Puigdemont en las que decía que «es posible una solución diferente a la de la independencia» y el portavoz de Esquerra, Sergi Sabrià, admitía que el Ejecutivo catalán no estaba preparado para desarrollar la república. Pero esta unanimidad de criterios no indica unidad: los grupos independentistas lucharán por separado el 21D por el mismo espacio político.

Seguir leyendo

Votación
22 votos
Comentarios

Los independentistas planeaban reinstaurar la mili