Cuando la ley no se puede aplicar en Cataluña

Fernando Ónega
Fernando Ónega DESDE LA CORTE

ESPAÑA

18 oct 2017 . Actualizado a las 08:02 h.

La frase «este país es ingobernable» está demostrando estos días que dice bastante la verdad. Casi todo lo que se refiere a Cataluña tiene ese componente de falta de lógica. Y cada día con más evidencia y alarma personal y social. Permítanme una brevísima descripción de hechos y posicionamientos registrados en las últimas horas para no hacer interminable el relato de esta situación.

A un jefe de la policía le imponen medidas cautelares por presunto delito de sedición y medio millar de agentes, encargados de combatir ese y otros delitos, lo reciben como un héroe. Esos agentes, entre otros 17.000, deben garantizar el orden público cuando se produzcan tumultos en Cataluña.

Un jefe de Gobierno, representante del Estado en esa Comunidad, se dispone a responder mañana a un requerimiento del Gobierno central sin aceptar la legalidad de ese Estado. Y ello se producirá con la plena complacencia de al menos la mitad de sus administrados.