El PP centra sus dardos en Rivera, un «líder catalán» al que tilda de veleta

RAMÓN GORRIARÁN MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Rajoy renuncia a los grandes mítines y lo compensará con más presencia en televisión

07 jun 2016 . Actualizado a las 08:18 h.

El PP había cuidado las formas hasta ahora con Ciudadanos, sabedor de que tendrá que recurrir a ese partido tras las elecciones del día 26 para intentar formar Gobierno. Pero el director de la campaña electoral de los populares destapó ayer el tarro de las esencias críticas hacia Albert Rivera, al que acusó de haber abandonado la moderación, de asumir «los vicios de la vieja política», de ser un veleta que un día dice una cosa y al siguiente la contraria, y además es catalán.

Jorge Moragas, que también es jefe de gabinete de Mariano Rajoy, protagonizó en la presentación de la campaña electoral del PP un duro e inusual ataque a Rivera. Señaló que el debate que protagonizaron el domingo en la Sexta los líderes de Ciudadanos y Podemos demostró que «el buen rollismo» es pasado porque ambos compitieron desde posiciones extremas «duras y broncas». Para Moragas, la imagen de mesura de Rivera, alejada de la de Pablo Iglesias, es «postureo» porque Ciudadanos y Podemos están aliados para gobernar «juntos» en ciudades como «Alicante, Granada o Castellón».

«El líder catalán de Ciudadanos», prosiguió en línea con estrategias del PP contra Rivera que parecían olvidadas, se «arroga el derecho desde su posición minoritaria» de decidir quién debe encabezar el PP. El veto que ha puesto Rivera a un pacto poselectoral con Rajoy indigna y preocupa a partes iguales a los populares. El jefe de campaña señaló, no obstante, que esa posición no puede ser tomada en serio porque en Rivera es «habitual el cambio de opinión», y recordó que en la pasada campaña dijo que iba a apoyar al partido más votado, y luego cambió de opinión y pactó con el PSOE. Ahora, aventuró, puede ocurrir lo mismo y al día siguiente del 26 de junio «se dará cuenta de que su planteamiento no tiene sentido» y que su posición «no es nada sensata». También consideró que llamar a Rajoy «podemita», como hizo Rivera ayer, es «el mejor chiste del año».