Los independentistas aplauden a Otegi y las víctimas lo califican de asesino

Solo los secesionistas y Podemos aceptaron reunirse con él en el Parlamento catalán

Colpisa
Barcelona

El independentismo tributó casi todos los honores a Arnaldo Otegi, pero la visita del dirigente de la izquierda abertzale al Parlamento catalán provocó el miércoles una enorme bronca política. Otegi llegó a la Cámara catalana entre aplausos de los soberanistas y gritos de «asesino» por parte de un grupo de las asociaciones de las víctimas del terrorismo.

Mientras se reunía con Junts pel Sí, Catalunya Sí que es Pot y la CUP en la comisión de exteriores, Ciudadanos y el PP hicieron lo propio con la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, y con el presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, José Antonio Vargas. El PSC se ausentó de ambas reuniones. Blanco afirmó que «hoy es un día triste» porque la Cámara ha dado voz a un «verdugo». La presidenta de la fundación criticó a la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, por recibir a quien el día que mataron a su hermano estaba en la playa de Zarauz como un día normal. «¿Cuál es el sentido de recibir a un terrorista que se niega a condenar los atentados?», cuestionó. A Marta Pascal, presidenta de la comisión de exteriores de la Cámara y natural de Vic (Barcelona), le recordó que este fin de semana se cumplirá el 25.º aniversario del atentado de ETA contra la casa cuartel de su localidad en el que perdieron la vida diez personas, cinco de ellas niños. Vargas también fue muy duro contra los independentistas por dar cobertura al exlíder de Batasuna. «Hoy tenemos en la Cámara a Otegi, mañana puede ser Amedo, Corleone, los yihadistas de París o Bretón», remató. La bronca siguió durante la conferencia que pronunció a última hora de la tarde. Mientras Otegi recibía elogios del independentismo, un grupo se manifestó a las puertas del edificio para protestar contra un acto que calificaron de «apología del terrorismo.

Mensaje

La otras cara de la moneda estuvo en los partidos secesionista y de Catalunya Sí que es Pot, la marca de Podemos en Cataluña, que brindaron a Arnaldo Otegi todo su apoyo político e institucional, visualizado con una visita al Parlamento. En un encuentro con los grupos de Junts pel Sí, Catalunya Sí que es Pot y la CUP, en la comisión de exteriores del Parlamento catalán, Otegi aprovechó para trasladar a los líderes de la confluencia catalana de Podemos, Joan Josep Nuet y Alabano Dante, que no conseguirán una aritmética parlamentaria que permita la celebración de una consulta. «El Estado no va a reconocer nunca el derecho de autodeterminación», dijo luego en rueda de prensa. Por tanto, llegado el caso, Otegi cuestionó a los representantes catalanes de Podemos cuál sería su plan b y si se sumarían al proceso independentista.

Tras su encuentro con la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell y con los diferentes grupos soberanistas Otegi constató que el proceso catalán, según sus palabras, es «imparable» e «irreversible» y se propuso tomarlo como ejemplo para el País Vasco. «Sentimos envidia sana», volvió a afirmar el líder abertzale

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los independentistas aplauden a Otegi y las víctimas lo califican de asesino