La Justicia sí somos todos


Nada hay más poderoso que los símbolos. No solo valen más que mil palabras. Transmiten en una imagen la fuerza de las ideas, conmueven como las más sentidas emociones y suscitan adhesiones inquebrantables que perduran en el tiempo. La imagen de la infanta Cristina sentada en el banquillo de los acusados es potente en un doble y contradictorio sentido. Primero, como rechazable ejemplo de una época negra en la que el saqueo de lo público y el tráfico de influencias eran unas prácticas habituales en ciertos aledaños del poder. No necesariamente porque la infanta sea culpable de ello, que es algo que habrá de determinar el tribunal, pero sí porque su presencia en la sala junto a políticos, incluido un exministro y expresidente autonómico, y empresarios la convierte en el icono de esa etapa de nuestra historia reciente.

Pero también es el símbolo, positivo en este caso, de que la Justicia funciona y de que nadie escapa a su acción, por alto que se esté en la escala social. Y no ha sido fácil, porque el instructor y el tribunal han tenido que soportar todo tipo de presiones, incluida la impresentable conversión del fiscal en abogado defensor de la acusada y el bochornoso intento de la Abogacía del Estado de hacernos creer que lo de Hacienda somos todos era solo un lema publicitario. Menos mal que están los jueces para restituir la verdad -que Hacienda, como la Justicia, somos todos- y, de paso, restaurar nuestra fe en las instituciones.

La mera presencia de la infanta Cristina en el banquillo tiene, por ello, un efecto regenerador. Solo así podrá pasarse algún día la negra página de la corrupción. Y esto es algo que parece no entender Rajoy. No bastan los actos de contrición ni la catarata de medidas a futuro. Los ciudadanos necesitan ver que los culpables, los responsables, incluso los sospechosos, son sometidos a la acción de la Justicia. Solo entonces podremos iniciar de verdad una nueva era.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

La Justicia sí somos todos