«Esto se acabó, aquí ya no se pasa ninguna», dice Rajoy sobre la corrupción

N. Vega, R. gorriarán MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Fernando Alvarado | EFE

Para Sánchez, la frase es la mejor evidencia de que «hasta ahora se ha permitido»

05 feb 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

«Esto se acabó, aquí ya no se pasa ninguna». Mariano Rajoy intentó mostrarse contundente con la corrupción tras el escándalo del ayuntamiento de Valencia, pero de sus palabras es fácil deducir que hasta ahora el PP no habría sido todo lo firme que debería haber sido para combatirla. La sentencia es la constatación de que el PP ha llegado a asumir que en el pasado a la formación le faltó diligencia y, en muchas ocasiones, le sobró indecisión. El presidente arrastra una hemeroteca en la que pesan los mensajes de apoyo a, entre una larga lista, el extesorero del PP Luis Bárcenas o el expresidente valenciano Francisco Camps, quienes acabaron por dimitir. Esta vez, los populares entienden que ha llegado el momento de enmendarse y aceptar que ya no es tiempo para los titubeos ante la sospecha de actitudes irregulares.

La prueba de fuego pasa estos días por Barberá. En el PP recuerdan que la exregidora de Valencia no ha sido llamada a declarar en el marco de la operación Taula y que, por lo tanto, aún no está vinculada con la investigación del supuesto cobro de comisiones, presunta financiación ilegal y blanqueo de capitales. Solo en caso de que su situación cambiara, la formación estaría dispuesta a tomar medidas «drásticas» con la exalcaldesa que fue un referente para los populares. Pero, por ahora, el PP confía en que ella, ahora senadora, decida apartarse. El líder de los populares anticipó ayer ante el grupo popular en el Congreso que ante el escándalo del grupo municipal valenciano, «todo el mundo, sea quien sea, desde el presidente nacional hasta el militante más modesto del pueblo más pequeño de España, tendrá el mismo trato». Además, el PP impondrá una gestora en el partido de la capital valenciana y está pendiente de poner fecha a un congreso extraordinario para la renovación profunda de la formación en esa comunidad.