Charnegos por la independencia

Mariluz Ferreiro LA VOZ EN BARCELONA

ESPAÑA

Pancarta de la Assemblea Nacional Catalana en Sant Vicenç.
Pancarta de la Assemblea Nacional Catalana en Sant Vicenç. M. F.

Junqueras conquistó a los inmigrantes de San Vincenç dels Horts, donde es alcalde; allí nació la plataforma Súmate, de ciudadanos soberanistas que hablan español

23 sep 2015 . Actualizado a las 19:24 h.

No sería justo decir que en Sant Vicenç dels Horts empezó todo esto. Pero sí mucho. Durante los últimos años, Oriol Junqueras ha recorrido Cataluña como si fuera la orquesta París de Noia en pleno agosto. Cada semana lanzaba discursos en casas de cultura y en locales de asociaciones vecinales. Mientras Artur Mas machacaba con el «España nos roba», la hormiga Junqueras hablaba pacientemente de gestión. Concretamente, de su gestión como alcalde en un municipio del valle del Llobregat, de casi 30.000 habitantes, en su mayoría emigrantes o descendientes de estos. El público escuchaba cómo el regidor de Esquerra Republicana había logrado conquistar a los charnegos. Hasta inmigrantes daban fe de ello con sus propias intervenciones. Anxo Quintana y el BNG vendían en su día las bondades de Allariz. San Vincenç fue el ejemplo de Junqueras, el punto de apoyo que usó el líder soberanista para levantar a su partido.

En el pueblo presumen de Semana Santa. Tienen una procesión del silencio, muy catalana, y otra con saetas, muy andaluza. Y hay una fuente sin nombre a la que los madridistas han bautizado como la Cibeles. Ahí se festejan los triunfos del Real Madrid y de la selección española. Cuentan con un establecimiento especializado en pinchos morunos y rabo de toro y un restaurante gallego, el Rías Baixas, que ofrece desde marisco a oreja. En la sede de la peña madridista una fotografía enmarcada de Florentino Pérez recibe al visitante. Delante de la barra se bromea sobre las nuevas fronteras de una Cataluña independiente.

El 37 % de los votantes

El 80 % de los vecinos hablan castellano. En las elecciones europeas una de cada cuatro papeletas fueron para la lista encabezada por Esquerra. Y el 37 % votaron en los últimos comicios locales a Junts X Sant Vicenç-ERC, la coalición liderada por Junqueras, que afronta su segundo mandato. El gobierno local presume de políticas sociales y de haber elevado el nivel educativo. Su problema, el paro, el más alto de toda el área del valle. Antes fracasó un bipartito formado por el PSC y el PP. Muchos dicen que ese fue un gran trampolín para el soberanismo.