El Rey Juan Carlos se planteó divorciarse de Sofía

La periodista Ana Romero realiza una crónica de sus últimos cuatro años de reinado en la que recoge más de un centenar de testimonios logrados bajo la condición de no ser identificados


El rey Juan Carlos se planteó seriamente divorciarse de su esposa, la reina Sofía, tanto antes como después de su abdicación el pasado 19 de junio, según cuenta la periodista Ana Romero en su libro Final de Partida, una crónica de los últimos cuatro años del reinado de Juan Carlos I que ella vivió en primera persona como corresponsal del diario madrileño El Mundo ante la Casa Real.

Romero ha presentado este miércoles el libro Final de Partida en una rueda de prensa en el Ateneo de Madrid, donde ha explicado que la obra es la recopilación de más de un centenar de testimonios que ha logrado recabar bajo la condición de no ser identificados.

Fue en el año 2009 cuando el monarca empezó a compartir la idea de divorciarse de Doña Sofía con algunos de sus interlocutores, una posibilidad que también ha contemplado «después de la abdicación», ha apuntado Romero en la rueda de prensa.

Fue aquel año, el 2009, cuando el rey pidió en concreto al presidente José Luis Rodríguez Zapatero y al ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos que no le organizaran más viajes de Estado junto a la reina.

El libro aporta otros detalles sobre los principales acontecimientos que afectaron a Don Juan Carlos en sus últimos años en el trono, como la inoportuna caída en Botsuana, adonde se fue de caza junto a Corinna zu Sayn-Wittgenstein en abril del 2012, cuando España se encontraba al borde del rescate económico y en medio de una grave crisis con Argentina por la expropiación de YPF a Repsol.

El rey se cayó al resbalar en su lodge cuando se levantó de madrugada para ir al baño y pasó varias horas solo hasta que le encontró uno de sus ayudantes, ya que Corinna dormía en otra estancia junto a su hijo.

Acompañaron al rey en su viaje de vuelta a Madrid Corinna, su primer exmarido y el hijo menor de ella, que no tuvieron ni siquiera tiempo de cambiarse su ropa de caza. Pasaron la noche en el hotel Miguel Ángel y por la mañana «fueron acompañados con discreción al mismo aeropuerto militar al que habían llegado».

Tras ese accidente, el rey siguió manteniendo una relación estrecha con Corinna, aunque «mayormente por teléfono» debido a sus problemas de salud, según Romero.

No supo ver la gravedad del caso Urdangarin

Final de partida también aporta otros detalles sobre la gestión del caso Urdangarin. Según la periodista, el rey respondió con un «no será para tanto» cuando le alertaron por vez primera en 2005 del cariz que estaban tomando los negocios emprendidos por su yerno.

Posteriormente, afirma Romero, Urdangarin engañaría al rey, que «desconocía», según todas las personas del entorno del monarca con las que ha hablado la periodista, el «funcionamiento del sofisticado entramado» montado por Urdangarin a partir del Instituto Nóos, a través del que obtuvo millonarios contratos con las Administraciones balear y valenciana.

De esta crónica de los últimos cuatros años de reinado de Juan Carlos I, Romero ha destacado tres elementos que, a su juicio, son los que marcan este periodo: la «doble vida» que el rey Juan Carlos ha llevado, la «ayuda» que le presta a Corinna para convertirla en una mujer de negocios y consultora internacional y el papel de embajador económico que el monarca impulsa en estos últimos años, que se ve «adulterado» 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El Rey Juan Carlos se planteó divorciarse de Sofía