Pedro Sánchez, dispuesto a pactar con Iglesias y con Rivera

Sostiene que ante un escenario de fragmentación del voto, el PSOE es el partido mejor situado


Madrid / Colpisa

El PSOE ya no se engaña. Sigue poniendo en cuestión que el crecimiento de Podemos vaya a ser tan abrumador como indican las encuestas. Sin embargo, da por bueno que el bipartidismo toca a su fin, que España va a un Parlamento mucho más fraccionado y que enhebrar mayorías de gobierno será difícil. Y ante ese escenario, Pedro Sánchez se reivindicó ayer como el único capaz de tejer complicidades para formar un gobierno estable, pero también de cambio.

«La capacidad de pacto y de negociación va a tener que ser uno de los principales atributos de la política a partir de los próximos procesos electorales y en eso creo que el PSOE tiene mucho más que decir que el PP, que en estos tres años y medio ha clausurado cualquier posibilidad de acuerdo en temas trascendentales como reforma laboral o la de la Constitución», dijo en una conferencia-coloquio.

Esa es la baza de los socialistas, que no han definido su mapa de alianzas poselectorales y la mayoría de sus dirigentes entiende que es mejor no hacerlo antes de las elecciones del 24 de mayo porque el asunto de si se debe o no pactar con Podemos o con el PP es espinoso. La entrada en escena de Ciudadanos, al que las encuestas conceden un papel relevante, puede dar a los socialistas cierto oxígeno.

Sánchez dio ayer alguna pista de por dónde respira. Como principio afirmó que el PSOE mantiene «intacta» su «vocación de gobierno» y su voluntad de «liderar el cambio». Además, argumentó que se está produciendo un «giro a la izquierda» y, para rematar, acusó a Rajoy de haber dejado pasar «muchísimas oportunidades» para regenerar la vida democrática y resolver el conflicto con Cataluña.

Sánchez rechazó en numerosas ocasiones la idea de la gran coalición, aunque algunos como Felipe González siguen acariciando la idea como la más conveniente, llegado el caso, para los intereses del país. Lo cierto es que en el discurso de Sánchez no hubo ningún guiño en ese sentido. Más bien al contrario. «El PSOE se presenta para ganar y en función de lo que digan los ciudadanos no vamos a decir con quién sino para qué. Si es para derogar la reforma laboral, nos entenderemos. Si es para hacer el sistema fiscal más justo, más progresivo [...], nos entenderemos. Si es para no pagar la deuda, no nos entenderemos», dijo en alusión a Podemos. A la pregunta de si prefiere a la formación de Pablo Iglesias o a la de Albert Rivera respondió: «Será en las políticas donde veremos si podemos llegar a acuerdos», insistió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Pedro Sánchez, dispuesto a pactar con Iglesias y con Rivera