Imputación desigual


La justicia no es igual para todos. Rajoy, por ejemplo, no sabe nada sobre Bárcenas. Cospedal tampoco se enteró de que su tesorero regional recibía doscientos mil euros negros. La ministra Mato no sabe quién pagó el Jaguar aparcado en su garaje. Aznar no se enteró de que parte de la boda de su hija fue regalo de Correa. Duran i Lleida no olió siquiera el caso Pallerols. Artur Mas no sabe nada del caso Palau. Y Pujol, que ya no se había fijado en Banca Catalana, tampoco sospechó nada del enriquecimiento de sus hijos. A Aguirre la engañó su consejero más próximo. Rita Barberá no sospechó nada sobre el destino del dinero que le daba a Urdangarin. González no supo nada de los GAL ni de los fondos reservados. Méndez no sabe cómo se financia la UGT de Andalucía. Y así mil casos más. Solo a la infanta Cristina se le atribuye capacidad para enterarse de todo. Y a eso le llamo yo -porque no me chupo el dedo- justicia desigual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Imputación desigual