Doce meses en los que el líder del PP renunció a su programa

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Rajoy no ha logrado recuperar la confianza ni enderezar la situación económica pese a las duras medidas adoptadas

20 nov 2012 . Actualizado a las 10:15 h.

Durante la campaña electoral, Mariano Rajoy redujo su discurso a dos mensajes básicos. Hacer todo lo contrario de lo que hizo el PSOE y la sola llegada del PP al Gobierno bastará para que aumente la confianza en España y mejore la economía. Doce meses después, ya no puede mantener ese planteamiento.

¿Ha mejorado la situación económica?

No. En prácticamente nada, en términos objetivos. La prima de riesgo, que Rajoy heredó en 450 puntos, llegó a superar los 630 y ahora está otra vez en 450. Zapatero le dejó un tasa de paro del 21,52 % y ahora se sitúa en el 25,02 %. El propio Gobierno reconoce que esa cifra de desempleo puede aumentar en el 2013. Tal y como apuntó ayer Rajoy, la balanza comercial con la Unión Europea es prácticamente lo único que ha mejorado algo.

¿Ha cumplido el PP durante este año su programa electoral

El grado de cumplimiento del programa es mínimo. Pero no solo en cuestiones como los impuestos, en donde Rajoy reconoce que ha hecho lo contrario de lo que dijo, sino también en el recorte de gasto. Aseguró que recortaría en todo menos en sanidad, educación y pensiones. En los dos primeros apartados, el recorte supera los 10.000 millones de euros, a los que se suman medidas como el copago farmacéutico o la subida de tasas. Las pensiones no se han tocado, pero el Gobierno aclarará antes de acabar el año si se revalorizan o no de acuerdo con el IPC. También ha incumplido su promesa de no inyectar dinero público a los bancos. La reforma de la Administración sigue pendiente. Sobre la ley del aborto, que se comprometió a derogar, el Gobierno se ha limitado por ahora a anunciar una reforma para volver a la normativa anterior al 2010.