La explosión de una furgoneta bomba junto a un cuartel de Burgos causa 65 heridos

EFE

ESPAÑA

Los vídeos demuestran que los terroristas dejaron el vehículo aparcado delante del cuartel 14 horas antes.

29 jul 2009 . Actualizado a las 22:21 h.

ETA ha hecho explotar esta madrugada una furgoneta-bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos, donde dormían 120 personas, y ha causado más de 65 heridos con una explosión «muy potente», que se registró sin que previamente se hubiera recibido el aviso de que se iba a producir el estallido.

Ha sido sobre las 4.00 horas, a la altura de la calle Jerez de la capital burgalesa, en la parte trasera de la casa cuartel, que consta de catorce plantas y cuya fachada ha quedado destrozada. La explosión ha sobrecogido a los vecinos de la zona, los lesionados, de carácter leve, han recibido asistencia en lugar del siniestro y, posteriormente, la mayor parte han sido conducidos al complejo Asistencial de Burgos y el resto a un centro de salud.

A la vez, se han habilitado las instalaciones deportivas de la Policía Local como puesto médico avanzado, según fuentes del Servicio de Sanidad de Castilla y León (Sacyl). Niños llorando debido al susto, expresiones y gestos de pánico han protagonizado las primeras horas del día en esta zona de Burgos. Los vecinos han lamentado los daños originados por la explosión y han opinado que la ausencia de muchas personas debido a las vacaciones a podido evitar un mayor número de afectados.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado, la Policía Local y los Bomberos de Burgos han colaborado en el lugar del atentado, al que se han desplazado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Rubalcaba ha definido la explosión como «un gran atentado fallido» y ha considerado que el atentado buscaba sin «ninguna duda» víctimas mortales «en un lugar donde dormían casi 120 personas». Los heridos ya han recibido el alta, mientras se está ya llevando a cabo el realojo de los guardias civiles y sus familias en un edificio de la Administración General del Estado.

Asimismo, la mayor parte de los vecinos desalojados de sus viviendas también han sido realojados, salvo catorce personas, cuya situación será resuelta por el Ayuntamiento de la ciudad.

Catorce hotas aparcada frente al cuartel

Respecto al vehículo utilizado, Rubalcaba ha afirmado que se trata de una furgoneta que tenía matriculas «dobladas», que fue aparcada por los terroristas pasadas las dos de la tarde de ayer martes, casi catorce horas antes de la explosión. El visionado de las cintas de las cámaras de seguridad instaladas en el perímetro del acuartelamiento ha permitido captar el momento en que los miembros de ETA dejaban estacionado el vehículo, minutos después de las dos de la tarde.

Según las mismas fuentes, por el momento no ha podido determinarse el número de terroristas que participaron en el atentado o cómo huyeron del lugar. El vehículo no llamó la atención de los agentes, ya que portaba matrículas dobladas correspondientes a otro vehículo de las mismas características matriculado precisamente en Burgos. Rublacaba no descarta que se trate de una de las furgonetas robadas en los últimos días en Francia por la banda terrorista.

Los terroristas que conducían la furgoneta-bomba se vieron obligaron a dar «varias vueltas» por la zona para encontrar un aparcamiento idóneo para cometer el atentado. Los vídeos de las cámaras de seguridad que vigilan el perímetro del cuartel puede verse cómo la furgoneta deambula antes de ser estacionada a menos de una veintena de metros de la fachada trasera del acuartelamiento.