Solo de gaita


El día en el que murieron un icono de Santiago, Zapatones, y un icono de la música mundial, B. B. King, el icono del socialismo gallego José Blanco -con permiso, o sin permiso, de Besteiro, estamos hablando del PSdeG- acompañó a su candidato a la alcaldía, Francisco Reyes, por las calles de la muy musical y disputada capital de Galicia, donde el PSOE coquetea con el abismo o quién sabe si con algo peor. Blanco abandonó un rato sus responsabilidades en el Parlamento Europeo, es un decir, para hacer campaña aquí y, de paso, dar pie a elucubraciones sobre sus ambiciones futuras, que en realidad siempre fueron las mismas. En el momento en el que se tomó esta fotografía, el exvicesecretario general del PSOE y exministro de Fomento hablaba, cómo no, por el móvil, no se sabe si con Pachi Vázquez o con Susana Díaz. Reyes y Blanco atravesaron el arco de Xelmírez y se cruzaron con un gaiteiro, instrumento al hombro y funda al suelo suplicante de monedas. Ellos, o no lo vieron, o no lo quisieron ver. Quizás hay quien piense que ese gesto explica por qué el socialismo anda tocando fondo: por no ver, o por no querer ver -eso casi es lo de menos- al gaiteiro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Solo de gaita