Vótame, o condéname


Si estar imputado es una faena, estarlo y que te llamen a declarar en plena campaña, gajes del oficio, es faena doble. Le pasó al alcalde y candidato del PP en Nogueira de Ramuín, José César Parente, y le puede pasar a 28 como él en Galicia. Aunque algunos abultan más que otros, políticamente hablando, la cifra de imputados es como la de las víctimas de accidentes de tráfico: solo son buenas si no hay ninguno. Claro que pretender la imputación cero sería como pretender que todos los días hiciera tiempo de playa, especialmente cuando los partidos están empeñados en que caigan chuzos de punta. La mente de los líderes políticos es, en este sentido, desconcertante... ¿Qué sucede si después de la imputación llega la desimputación?, ¿hay alguna fórmula para borrar ese nubarrón de las cabezas de los vecinos? La respuesta es no. Lo saben, o deberían, hasta los jueces. Puede que en esto pensara ayer Parente cuando hizo un paréntesis entre mitin y mitin para cruzar la puerta del juzgado de Lugo. Imputado en la operación Cóndor por tráfico de influencias, revelación de información privilegiada y prevaricación, el alcalde estuvo quizás tentado a, de paso que giraba visita, pedir el voto. No sabemos si fue así. Prefirió no hacer declaraciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Vótame, o condéname