Unos 40.000 alumnos gallegos se enfrentan el martes y miércoles a las reválidas

Son pruebas sin validez académica y solo en 3.º de primaria la hacen todos los centros

Alumna de sexto ante el cuadernillo con las preguntas de la evaluación diagnóstica
Alumna de sexto ante el cuadernillo con las preguntas de la evaluación diagnóstica

Las evaluaciones diagnósticas que contempla la Lomce y que se realizan en 3.º y 6.º de primaria, así como en 4.º de ESO, se celebrarán el martes y miércoles en toda Galicia, y serán casi 40.000 los alumnos participantes. Los exámenes no tiene carácter académico, es decir, carecen valor en el expediente, ni siquiera la de 3.º de primaria, que deben hacer todos los alumnos (en los otros dos casos se trata de una prueba muestral, de unos pocos centros, al estilo PISA).

Tercero de primaria

La prueba en los más pequeños se realizará en todas las aulas gallegas, y son 23.000 los estudiantes llamados a hacerla. Está pensada para analizar las competencias lingüística (Lengua y Lingua) y matemática; las familias recibirán un informe sobre el rendimiento del alumno en relación con el centro y los otros estudiantes, pero ese informe no estará en su expediente ni tendrá más validez que la puramente informativa. Podrá servir para detectar algún problema o valorar el trabajo de una clase como conjunto y, según la normativa gallega, en caso de que el resultado fuese desfavorable «o equipo docente deberá adoptar as medidas ordinarias ou extraordinarias máis axeitadas, que se fixarán en plans de mellora de resultados colectivos ou individuais que permitan resolver as dificultades, en colaboración coas familias e mediante recursos de apoio educativo».

Esta prueba se realiza desde el curso 2014/15, ya que fue la primera en entrar en vigor con la Lomce. Desde el principio resultó muy polémica porque inicialmente no se descartaba que tuviese cierto peso en el expediente, como un examen más.

Sexto de primaria

Nació para ser casi una reválida, en tanto suspender este examen podía llevar a la familia y profesores a decidir la continuidad o no del alumno hacia la ESO. Pero nunca entró en vigor de esa forma, y desde que se aplica, en el curso 2015/16 se ha hecho sin valor real.

Galicia, que está obligada a hacer las pruebas por la normativa estatal diseñada por José Ignacio Wert (PP) y aligerada por su sustituto, Iñigo Méndez de Vigo (PP), ha optado por una prueba de carácter muestral. Esto significa que se elige un número elevado de centros del total de los que ofrecen estos estudios. En el caso de sexto de primaria son 290 los colegios (públicos, privados y concertados) seleccionados. Con una media en Galicia de 33 alumnos de sexto por colegio, esto supone algo más de 9.500 estudiantes.

Esto se examinarán de Lengua, Lingua, Matemáticas y Ciencias. Habrá seis niveles de puntuación y los centros recibirán un informe de sus resultados para que puedan conocer su situación.

Cuarto de ESO

Fue la reválida por definición, ya que se planteó como de aprobado necesario para tener el título de ESO, cuando la ESO es la educación obligatoria en España. Esta exigencia soliviantó a toda la comunidad educativa, que se echó a la calle desde el 2013 para protestar por un examen que hoy ha perdido el peso negativo.

La evaluación diagnóstica que harán unos 8.000 alumnos de 160 centros gallegos a modo de muestra de los 20.500 que hay en cuarto de secundaria imita al examen PISA. Como este, tendrá seis niveles de notas -en parte para poder compararlos- y aborda cinco materias, todas de peso similar, al contrario que la prueba de la OCDE. Los estudiantes se examinarán a lo largo de dos días de Lengua, Lingua, Inglés, Geografía e Historia y Matemáticas (tanto académicas como aplicadas). Los alumnos no recibirán información de su examen, pero sí los centros. 

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Unos 40.000 alumnos gallegos se enfrentan el martes y miércoles a las reválidas